La mujer ha declarado ante la jueza que ella se encontraba en el exterior de la vivienda esperando a que terminara su pareja, el hombre de 32 años, que acabó muriendo tras recibir seis puñaladas de manos del dueño de la vivienda, una hombre de 60 años, que pasaba temporadas en La Carolina tras haberse jubilado anticipadamente por un accidente de coche que le ha dejado severas secuelas.

La mujer ha rechazado que fuera ella la que estaba realizando las tareas de vigilancia y ha declarado que ella se limitaba a esperar mientras una tercera persona, otra mujer, se encargaba de vigilar.

Ha añadido que pensaban que la casa se encontraba deshabitada ya que le venían haciendo un seguimiento. El ladrón accedió con guantes, una linterna y una barra de hierro que cogieron en un contenedor cercano. Previamente a la entrada en la casa, el fallecido había consumido cocaína y heroína.

Por su parte, el dueño de la vivienda, que también resultó herido en el forcejeo con el ladrón, ha recibido el alta hospitalaria este martes tras pasar la noche en observación. Seguidamente ha ido al juzgado para prestar declaración. En su caso, la jueza lo ha dejado en libertad con cargos y con la obligación de comparecer los 1 y 15 de cada mes, además de retirarle el pasaporte. En concreto se le imputa un delito de homicidio en el que llegado el momento procesal oportuno, la defensa pedirá la aplicación de la eximente de legítima defensa.

El hombre ha declarado que fueron los ruidos los que le alertaron de que alguien estaba entrando en su casa, donde se encontraba solo. El ladrón entró por el tejado a un patio y forzó la puerta para acceder al interior de la misma. El dueño se defendió con un cuchillo de cocina y ha declarado no saber cómo pudo hacerle frente, pero que se trataba de su vida y se defendió pese a los múltiples golpes que también recibió.

El suceso tuvo lugar en una vivienda unifamiliar del número 17 de la calle , en el conocido como barrio del Mercado. Ha sido minutos antes de las 4,00 horas de la madrugada del lunes cuando los vecinos escucharon al propietario del inmueble pedir ayuda por la ventana de su casa y en sus manos, un cuchillo ensangrentado.

Cuando se han personado los primeros agentes de la comprobaron que en el interior de la vivienda había una persona fallecida por herida de arma blanca. Los servicios sanitarios trasladados hasta el lugar no han podido hacer nada y se han limitado a certificar el fallecimiento.

La Guardia Civil mantiene la investigación abierta y trata de localizar a la tercera persona que supuestamente estarían también implicada en este intento de robo. Tanto el fallecido como la joven detenida, ambos con múltiples antecedentes, son vecinos de Viso del (Ciudad Real), una población situada a unos 40 kilómetros de La Carolina.