García-Page, durante la inauguración de la primera ‘gasinera’ de la región, ubicada en de (Ciudad Real) en la que ha estado acompañado por la consejera de Economía, Empresas y Empleo, , ha explicado que esta estrategia tendrá dos ejes de actuación, uno dedicado a la atención a pymes, ayuntamientos y familias para la mejora de la eficiencia energética y otra para llevar a cabo una “acción ejemplar” de la Administración, según ha informado la Junta en nota de prensa.

De esta manera, el objetivo del Ejecutivo castellano-manchego es fomentar el establecimiento de puntos de recarga eléctricos, puntos de recarga de gas y puntos de recarga de hidrógeno.

Desde la Junta han señalado que el sector del transporte es “fundamental” en el cambio de modelo energético que se está produciendo, habida cuenta de que este origina en torno al 30 por ciento de las emisiones de dióxido de carbono y que toda la energía que utiliza, en torno al 40 por ciento del total de energía consumida en el país, procedente del petróleo, es de importación.

El ha destinado más de diez millones de euros a ayudas al ahorro y la eficiencia energética, la adquisición de vehículos eficientes, el establecimiento de puntos de recarga y el fomento del autoconsumo para más de 4.500 ayuntamientos, empresas y particulares de la región. En este sentido, ha apuntado que en los próximos meses se convocarán 350.000 euros para el establecimiento de puntos de recarga.

‘GASINERA’ CON CUATRO PUNTOS DE REPOSTAJE

La ‘gasinera’ inaugurada este viernes está ubicada a pie de autovía, algo muy importante para el sector del transporte, y cuenta con cuatro puntos de repostaje, dos de gas natural licuado y dos de gas natural comprimido. Se trata de una gestión conjunta de y Transcentro que busca facilitar el repostaje de la flota de vehículos de gas de la empresa, al tiempo que el repostaje de otros vehículos públicos y privados.

Actualmente hay 22 estaciones de gas en Castilla-La Mancha —17 de gas licuado del petróleo, cuatro de gas natural licuado y una de gas natural comprimido— y hay otras cuatro en fase de construcción.

El gas natural como combustible para el transporte es más económico que los carburantes tradicionales y que otros gases empleados como carburantes, como el gas licuado del petróleo, conocido comercialmente como autogás.

Según la Junt, utilizar el gas natural como alternativa a los carburantes tradicionales y al gas licuado del petróleo permite reducir drásticamente las emisiones en atmósfera. Las reducciones de emisiones que el gas natural puede conseguir respecto a los combustibles tradicionales son ahorro de costes de combustible esencial en escenarios de subida del Brent y reducción de las emisiones a la atmósfera “en una sociedad cada vez más preocupada por el calentamiento global y los efectos que este puede tener”.

El gas natural como carburante para el transporte se ha desarrollado con un elevado nivel de seguridad. El alto nivel de exigencia de las normas aplicables a los componentes para la utilización del gas natural en vehículos hace que su utilización y almacenamiento sean muy seguros. Además, dado que el gas natural es un gas menos denso que el aire, a diferencia de los combustibles líquidos o licuados del petróleo, no tiene tendencia a acumularse en espacios o huecos de vehículos o recintos.

Por su parte, el gas natural vehicular constituye una alternativa “más económica y sostenible” a los combustibles tradicionales. El gas natural empleado como combustible vehicular es el mismo que se emplea en la calefacción o producción de agua caliente, pero se suministra en unas condiciones especiales de presión y temperatura que permite la carga en vehículos.

Castilla-La Mancha es la primera comunidad autónoma del país en producción de energía eléctrica fotovoltaica, segunda en producción de energía eléctrica eólica y tercera en energía termosolar. En el conjunto de renovables, es la cuarta comunidad autónoma del país.