El diputado regional del por la provincia de Ciudad Real, , se ha congratulado de que, “gracias a las políticas de García-Page, la sanidad de Castilla-La Mancha ha subido siete puestos en el ranking nacional y hay 28.248 pacientes menos en las listas de espera” que hace un año.

Marín considera que esa cifra es una buena razón para alegrarse y para satisfacer las necesidades de los ciudadanos de esta región “pese a los improperios de los dirigentes del ”.

Pese a que reconoce que aún queda mucho por hacer para situar al sistema sanitario castellano-manchego en los primeros puestos que ocupó antes de los “destrozos” de , el parlamentario ciudadrealeño ha dicho que “solo se entienden las críticas del Partido Popular sobre las listas de espera sanitarias a los datos positivos que se extraen “sobre el buen trabajo que está haciendo el , de ahí que el Partido Popular tenga que escrutar uno por uno los hospitales de esta región”.

A Marín le parece curioso que “los ‘populares’ sitúen como punto de referencia de su estudio” el mes de junio de 2015. Una fecha, dice, en la que el Gobierno regional de Page ya tenía conocimiento del grado de “la nula transparencia que tenía el PP respecto a la sanidad, de las pruebas diagnósticas encerradas en los cajones, del despido de 3.000 profesionales, de los episodios continuos de saturación y hacinamiento de las Urgencias, de cómo se derivaban los pacientes a la sanidad privada frente a la pública o de cómo se quisieron privatizar hospitales como los de o Manzanares”.

Otro hecho “preocupante” a tener en cuenta es que la diputada del PP, , compare junio de 2015 con septiembre de 2016 en el caso del , porque “normalmente se suelen comparar los mismos meses de cada año”, o en su defecto, pide a la dirigente “popular” que compare el mismo mes de este año con el de 2012, cuando el PP entró a gobernar la región.

Por último, Fausto Marín agradece a los dirigentes del Partido Popular “que se tomen las molestias de revisar el Portal de Transparencia del Sescam para comparar los datos, pues esta herramienta no existía en tiempos de Cospedal, y ya podemos sospechar los motivos”.