En un comunicado, el Consistorio ha tomado esta decisión “tras el trágico accidente acaecido en la tarde de este sábado, justo antes de la salida de la Procesión de San Cristóbal, que se auguraba una fiesta en honor al Patrón de todos los conductores y que se tornó en una enorme tristeza por el desgraciado fallecimiento de una vecina de la localidad por el impacto de uno de los cohetes voladores”.

El Ayuntamiento de la localidad ciudadrealeña ha lamentado “profundamente el fallecimiento de la vecina de la localidad”, y ha expresado su más sentido pésame a familiares y amigos por este “fatal desenlace”.