Según el escrito de la Fiscalía al que ha tenido acceso Europa Press, este hombre, sobre el que pesaba una orden de expulsión del territorio nacional y al que ya se había condenado a tres años de prisión por el mismo delito, llevaba desde agosto de 2016 vendiendo “de forma habitual y frecuente” cocaína en su domicilio o en establecimientos de hostelería previo contacto telefónico vía WhatsApp.

Por ello, y tras el dispositivo de vigilancia y seguimiento llevado a cabo por la grupo 4° —Estupefacientes— de , el 20 de diciembre decretó el Juzgado de Instrucción número 2 de Ciudad Real la entrada y registro en el domicilio del acusado, donde se encontraron 25,64 gramos de cocaína, además de otros útiles relacionados con la venta de droga, tres teléfonos y dinero.

La Fiscalía solicita por este nuevo delito, además de los cinco años de cárcel para M.F.S.T., una multa de 3.970 euros así como su expulsión del territorio nacional y la prohibición de volver, al menos, en 10 años.