Según el escrito de acusación, al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron presuntamente sobre las 16.45 horas del 12 de septiembre de 2016 cuando el acusado, “con ánimo de satisfacer su deseo sexual”, entró en la habitación en que la niña dormía la siesta, se bajó los pantalones y comenzó a masturbarse.

Tumbado al lado de ella, siempre según el relato del , intentó bajar los pantalones a la niña, tocándole el culo por encima de la ropa, si bien abandonó la habitación ante la resistencia de la pequeña.

Para la Fiscalía, estos hechos constituyen un delito de abusos sexuales a menores de trece años por lo que, además de la pena de cárcel, solicita una indemnización de 5.000 euros para la víctima y la prohibición de comunicarse o acercarse a menos de 500 metros durante 10 años.