Según ha explicado Mateos a Europa Press, “lo que comentó Puente es lo que está pasando en el PP y es cierto que cuando alguien no sigue las directrices de Ortega, lo aparta o lo cesa”, como “ha sido el caso de Víctor Flores, al que ha cesado como vicesecretario porque no le ha gustado lo que ha hecho”, y aunque el afectado “ha dicho que ese se tenía que votar, el presidente le ha dicho que no”.

Esa actitud de “se ha visto también al iniciar el expediente de expulsión de partido de Puente y va a tener que hacer bastantes expedientes, porque todos los miembros hemos visto lo que pasa en los comités. No hemos recibido ni una sola acta en dos años y estamos hartos de pedirlas”. Sin actas, “no podemos controlar la actuación del presidente y del secretario”.

Julián Mateos ha indicado que, a pesar de haber ido a ver estos documentos en la fecha que les han indicado, “sólo nos hemos encontrado unos papeles sin firmar y nos han negado copias, según el secretario porque tenía orden de Ciudad Real y del presidente local de no facilitárnosla”. Asimismo ha ratificado la existencia de la deuda de 20.000 euros en el Comité del 31 de agosto, “cuando el 6 de julio, a una pregunta mía, el presidente contestó que no había ninguna”.

El PP de Alcázar “no tiene dos líneas”, sino que “hay dos tipos de personas, unas que no estamos de acuerdo con la forma en la que actúan el presidente y el secretario, y no es cuestión de una persona o dos, hay muchas en esta situación de desacuerdo”.

El exconcejal dice que no va a dimitir, sino que van a esperar acontecimientos, ya que la situación está denunciada en el juzgado, pero “no tenemos miedo a una represalia, porque no estamos diciendo ninguna mentira. Todos los miembros del Comité ejecutivo somos testigos, nadie tenemos actas y si nos quieren expulsar, van a tener tarea, porque van a tener que abrir bastantes expedientes”.

Para Mateos “no es una cuestión del partido que es un ente por encima de las personas, en este caso hablamos de la actuación de unos determinados dirigentes, que no se ajustan a lo que debe ser, y por eso hay que sacarlo a la luz pública”. No obstante, considera que esta situación “no tiene que dañar al PP, porque se habla de actuación de personas y no podemos permanecer impasibles ante esta situación en la que hacen lo que les parece bien, no consultan y no se votan las resoluciones”.