La reflexión de Araujo ha servido de base para una jornada en la que se ha hablado de “un recurso tan fundamental como escaso para la vida”.Y es que el experto en naturaleza y columnista ha abogado por “cambiar los criterios básicos de valoración del agua para que la gestión empiece a ser como se merece este elemento”.”Nuestras relaciones con el agua que dejan mucho que desear.Por ello, intercambiar ideas y criterios resulta cada día más importante”, ha dicho Araújo, que tiene claro que “atravesamos una crisis que es cien veces más grave que la económica”.

En la línea de cambiar los criterios de valoración del agua se ha movido también el consejero, en este sentido ha apuntado que es el momento “de hacer un cambio irruptivo revolucionario en la materia” y plantear el enfoque de otra manera. Martínez Arroyo ha abogado por poner el consumo humano en primer lugar, el uso en la agricultura y la compatibilidad de ambos con el medio ambiente. Y es que el agua es para el representante regional un bien muy importante para el desarrollo del medio rural de la región.

Además ha recordado como desde el Gobierno regional se está trabajando en un documento de posición en materia de agua en la Comunidad Autónoma. Sobre esta cuestión ha añadido que han acabado las reuniones con todos los interlocutores económicos y sociales y con los grupos políticos y espera que muy próximamente sea una realidad este documento para trabajar en todo el país que garantice el uso del y cuestiones “tan básicas” como el caudal ecológico de los ríos, o la conservación de los espacios naturales ligados al agua, los humedales.

Finalmente ha aprovechado la ocasión para invitar a todos los agentes sociales, económicos y políticos subscriban este documento de posición regional, porque no se entendería que alguno que piense en Castilla-La Mancha no lo hiciera, “porque todos somos Castilla-La Mancha y todos la representamos”.

LAS TABLAS

Respecto al Parque Nacional de Las Tablas de Daimiel y la situación hídrica en la que se encuentra, a preguntas de los medios, el responsable de Medio Ambiente y Agricultura ha apuntado como el nombramiento de su nuevo presidente, , como el resultado de un acuerdo con el Gobierno para renovar los cargos de presidente de los Parques Nacionales como un síntoma de que se está avanzando desde el cambio de gobierno en en las transferencias de los Parques Nacionales, porque, para Martínez Arroyo “es obligatorio que esa competencia esté en manos de las Comunidades Autónomas”, ya que eso les permitiría abordar la gestión del espacio natural con el resto de humedales manchegos.

Ha recalcado que el discurso del agua tiene que tener presente que hay que hacer compatible el uso del recurso por parte de los humanos y las actividades ecónomicas con la conservación de un espacio tan emblemático como este y ha recordado como las inversiones que se hicieron en el Parque Natural en la época de permiten garantizar la presencia de agua.

Por su parte el presidente de la Diputación ha apuntado que desde el organismo que preside y con la colaboración de Junta y Ayuntamiento se están haciendo mejoras en las infraestructuras, haciéndolas más eficientes y garantizando el suministro en cantidad y calidad.

Ha explicado que la Diputación lleva invertido más de seis millones de euros en obra pública vinculada al suministro de agua en los pueblos de Ciudad Real, pero ha considerado que el reto pasa por abordar un siguiente periodo “en el que vayamos a la eficiencia y a la sostenibilidad”.

Y aprovechado la presencia de la subdelega del Gobierno para pedir la finalización de la tubería de la llanura manchega, una inversión, para Caballero necesaria para garantizar “el agua en calidad y cantidad”.

De su lado, la alcaldesa de Ciudad Real, ha apuntado que la gestión del agua en un municipio “es uno de los elementos esenciales”, al tiempo que ha añadido que desde el Gobierno municipal se mira al cielo y a las tuberías, además de hacerlo “al consumo responsable y a esa mejor gestión de los pantanos y a una economía sostenible”.

Finalmente, el gerente de Aquona considera clave la colaboración público-privada en la preservación de los recursos. Para García, el agua y la energía hay que aprovecharlas al máximo y hacer un desarrollo eficiente de los mismos.