De este modo ha valorado Rosa Melchor los últimos acontecimientos políticos locales que han acabado con la renuncia del único edil de Izquierda Unida, , a su acta de concejal, su baja en esa formación política y la desafiliación de casi una decena de personas más.

“En el Ayuntamiento, aritméticamente la situación no es muy distinta a la de hace una semana, ya que entonces había una mayoría simple con diez concejales y ahora sigue habiendo una minoría simple con nueve concejales, ha señalado Melchor, que ha añadido que “en este asunto hay una parte emocional y personal, porque el concejal de IU que era edil del equipo de Gobierno, se había integrado perfectamente en él y ha sido uno más”.

La alcaldesa ha indicado que se ha llegado a este punto “no por una cuestión ideológica, sino de rivalidades internas en Izquierda Unida, un pulso que se ha llevado por delante la posibilidad de tener representación y además estar integrados en el equipo de Gobierno, en el que IU no estaba desde hace veinte años”.

Ante los nuevos acontecimientos, ha dicho que “habrá que ver el talante que trae la persona que lo sustituya”, y “si quien entre viene como Antonio a trabajar por Alcázar será bienvenido, pero si viene a hacer política y no alcazareñismo, veremos qué pasa”, ha manifestado.

Tanto personalmente como políticamente, Rosa Melchor ha mostrado su respeto hacia Antonio Jesús García, y ante la decisión que ha tomado de dejar su acta de concejal.

“Entiendo la incomodidad que le podría suponer estar representando a quienes dicen que no se sienten representados por él”, ha indicado, para añadir que le parece “lamentable que trece personas hayan intentado generar la inestabilidad en un Gobierno de izquierdas que estaba trabajando bien para recuperar Alcázar, y que lo hayan hecho por pugnas e intereses internos de su partido”.