Las vacaciones y el verano invitan a prolongar nuestro ocio y tiempo libre en otros menesteres que nos hacen desconectar del ajetreo diario del trabajo o de la ocupación habitual. El ajetreo de la vida laboral nos suele mantener alejados de lo que pasa a nuestro alrededor, de lo que tenemos en nuestra vecindad. Es entonces, en fechas muy concretas, coincidiendo con días de descanso, y sobre todo en la época estival, cuando nos fijamos en que existen otras alternativas y otros estímulos que nos hacen disfrutar, unos motivados por los propios recursos que encontramos en el ámbito donde nos movemos y otros porque son promovidos por los ayuntamientos para el disfrute de la población.

Es tradicional del período veraniego encontrar que los pueblos de la provincia se encuentren inmersos en la celebración de sus fiestas patronales o en otras actividades de carácter lúdico o cultural.

En ese deambular por los rincones de la provincia, descubrimos días atrás en de Calatrava, cómo un numeroso público disfrutaba del concierto ofrecido por la , en lo que podía ser una velada musical veraniega, que estos días se repite en otros muchos pueblos a lo largo y ancho de nuestra geografía.

Despertada la curiosidad, contactamos con el alcalde de Alcolea, , para que nos hablara de cómo había surgido la idea de programar este concierto. Nos revela que merced a la Diputación Provincial de Ciudad Real, de la que causalmente es vicepresidente, los ayuntamientos de la provincia pueden solicitar la subvención correspondiente para ofrecer en sus municipios alguna de las actuaciones de grupos folclóricos o bandas de música, eligiéndolo de un elenco de músicos y artistas agrupados en asociaciones, corales, bandas, etc. que han nacido al amparo de las inquietudes o movimientos culturales que surgen en los pueblos y que, gracias a esta convocatoria, tienen la oportunidad de moverse y darse a conocer fuera de sus lugares de origen.

Nos cuenta Caballero que la Diputación de Ciudad Real, a pesar de la crisis generalizada, no ha querido privar a las gentes de esta provincia de disfrutar de una actividad ya consolidada con el paso del tiempo y de la que cada vez se benefician más personas, tanto como público espectador o como artistas o intérpretes que pueden dar a conocer su arte y su saber hacer. “El objetivo de la convocatoria que anualmente hace la institución provincial es doble”, nos dice, “porque, por un lado, se acerca la cultura a todas las localidades de la provincia a través de la música y el folclore y, por otro, se apoya a las agrupaciones folclóricas y bandas de música a actuar ante públicos diversos, estimulando su creación y su razón de ser artística”. El único requisito, apunta, para participar de esta iniciativa es que los grupos estén inscritos previamente en la guía de los Convenios Culturales que la institución provincial abre cada año, mediante convocatoria pública, a los nuevos grupos o a los ya existentes.

Un conglomerado de 93 grupos comprendidos en dos categorías, 51 bandas de música y 42 agrupaciones folclóricas, constituye el elenco de actuaciones que los municipios de Ciudad Real han podido contratar el presente ejercicio, estableciéndose que cada ayuntamiento podía optar a disponer de dos actuaciones como máximo, una por cada categoría, para el período comprendido entre las fechas del 1 de mayo al 15 de octubre.

El caché para las agrupaciones folclóricas se ha establecido en 1.000 euros por actuación, mientras que las bandas de música perciben 1.100 euros. “Estas cantidades permiten a estos grupos moverse por la provincia mostrando su talento y a su vez les sirve como aliciente para seguir trabajando y profundizando en sus habilidades y destrezas”, puntualiza Ángel Caballero.

Además nos desvela que la subvención que se concede se hace atendiendo al tamaño del municipios, en cuanto a número de habitantes, de manera que los pueblos de menos de 5.000 almas perciben una mayor subvención por parte de la Diputación Provincial, con respecto a los que se sitúan en las franjas siguientes que son de 5.000 a 15.000 habitantes y los mayores de 15.000 habitantes.

Y nos recalca que los ayuntamientos que toman parte en esta actividad se comprometen a abonar su cuota correspondiente del caché de la actuación, con arreglo al siguiente baremo: para las Agrupaciones Folclóricas, 150 euros para las localidades menores de 5.000 habitantes; 250 euros por concierto si son pueblos entre 5.000 y 15.000 habitantes y 350 euros para el resto de municipios. Para las Bandas de Música, el caché asciende a 175 euros para las localidades de menos de 5.000 habitantes; 275 para las que tienen entre 5.000 y 15.000 habitantes; y de 375 euros para los mayores de 15.000 habitantes. La Diputación subvenciona la parte económica que falta hasta completar los cachés establecidos, es decir, 850 euros, 750 y 650 para los componentes de la primera categoría y 925, 825 y 725 euros para las bandas de música.

Comprobamos que el público de Alcolea sale satisfecho. Se ha divertido y ha sabido apreciar con sus aplausos la capacidad interpretativa de la Asociación Amigos de la Música de Torralba y su presidente, Rubén Maldonado, agradece el acogimiento y las muestras de cariño que el pueblo ha dispensado a los músicos dirigidos por Francisco Javier Velasco Martínez. Mientras, escenas parecidas se suceden en otros pueblos de Ciudad Real, son otros grupos folclóricos y otras bandas, pero música, al fin y al cabo, que suena melódica en las cálidas, apacibles y veraniegas noches manchegas.