El Gobierno de Castilla-La Mancha impulsará la construcción de un nuevo centro terapéutico para la ayuda y rehabilitación de personas con problemas de dependencia al alcohol en Tomelloso (Ciudad Real) con una inversión de 300.000 euros.

El consejero de Salud y Bienestar Social, Fernando Lamata, ha asistido hoy al acto de colocación de la primera piedra de este nuevo dispositivo que será gestionado por la y que sustituirá al actual centro terapéutico que dispone esta entidad en Tomelloso.

Según el consejero, el nuevo dispositivo refuerza la red asistencial para el tratamiento de personas con problemas de adicción a las drogas en Castilla-La Mancha, una de las más completas de España.

Junto a las nueve unidades de conductas adictivas que dependen del , existen en colaboración con instituciones y organizaciones sin ánimo de lucro, 11 comunidades terapéuticas, centros de día, de internamiento o de emergencia social, así como programas de apoyo y educación de calle.

Lamata, que estuvo acompañado en el acto por la presidenta de Ceres Tomelloso, ; el delegado provincial de Salud y Bienestar Social, ; y el alcalde de la localidad, , ha señalado que desde hace 25 años el Gobierno de Castilla-La Mancha lleva a cabo una labor de apoyo a las acciones y programas de lucha contra la drogadicción, tanto a nivel preventivo, asistencial como de inserción.

Una estrategia que en los últimos cuatro años, según el consejero, ha hecho especial incidencia en la lucha contra el alcoholismo y evitar que su consumo se inicie cada vez a edades más tempranas.

En ese sentido, el responsable regional ha destacado la labor desarrollada por el movimiento asociativo en el ámbito de la drogodependencia para canalizar ante las administraciones las demandas y necesidades de estas personas que sufren una adicción y de sus familiares.

Por su parte, la presidenta de la Fundación Ceres ha agradecido el apoyo constante del Gobierno de Castilla-La Mancha a las actividades que desarrolla su entidad en Tomelloso en materia de drogodependencia.

Centro de formación

Además de la comunidad terapéutica, la Fundación Ceres gestiona un centro de formación desde el que se imparten cursos de formación ocupacional; una ludoteca y un piso de normalización para personas con drogodependencia.

Su plantilla está compuesta por 10 profesionales (dos psicólogas, una terapeuta ocupacional, una trabajadora social, cuatro educadores, una monitora responsable del taller ocupacional, y una cocinera). El número de personas atendidas por Ceres el año pasado ascendió a 100, de las cuales 85 eran hombres y 15 mujeres.

La Consejería de Salud y Bienestar Social mantiene un convenio de colaboración con la Fundación Ceres para la concertación de 20 plazas residenciales destinadas a la atención de las personas alcohólicas y la canalización de las peticiones de plazas concertadas en comunidades terapéuticas efectuadas por las unidades de conductas adictivas.

Desde la comunidad terapéutica se desarrollan cuatro talleres, uno de formación ocupacional de restauración y tapizados de muebles antiguos; otro de educación para la salud a fin de promover actitudes de cuidado y autocuidado; un tercero educacional para contribuir a su integración social y laboral, y un último lúdico, que impulsa actividades para el ocio y el tiempo libre.