“Esto me importa porque como presidente de Castilla-La Mancha no voy a ser espectador, ni si quiera quiero ser un protagonista. Lo que sí soy es un opinador con interés. Tengo que velar por los intereses y por la igualdad de oportunidades de mi tierra en el conjunto de España y eso se puede decidir en cualquier mesa, pero tiene que ser con todos los españoles y las españolas”, ha defendido el presidente regional, que ha realizado estas manifestaciones en la inauguración de la exposición ‘La caza: un desafío en evolución’ que alberga Ciudad Real.

Desde esa perspectiva, ha proseguido García-Page, “y si entre todos ponemos de nuestra parte, podemos insistir en que en esta España de hoy, de 41 años de democracia consolidada, la Constitución, que es fuerte, ampara casi todo y permite todo tipo de opiniones. Y eso es lo extraordinario, que casi todo el mundo puede expresar su opinión”, ha destacado.

“Solo falta que alguien se queje de que podamos expresar nuestra opinión. Sería el colmo de los colmos, como si solo tuvieran derecho a hablar algunos. De ninguna manera”, se ha revelado el presidente castellanomanchego.