A preguntas de los medios tras una rueda de prensa en (Ciudad Real), ha achacado esta reunión entre dirigentes del PP a “la coyuntura de las encuestas y a su estado de nervios”, al tiempo que ha recordado que Castilla-La Mancha “fue una región que incrementó su deuda a más del doble en sólo cuatro años”.

Según ha dicho, el retraso en el nuevo modelo de financiación ha provocado unas pérdidas de 8.000 millones de euros para Castilla-La Mancha, por lo que ha abogado por fijar una posición “territorial” y no de partido de cara a defender los intereses de la Comunidad Autónoma.

En este punto, ha recordado unas palabras de su antecesora, , “donde decía que ella no recortó”, lo que ha criticado como “un insulto a la inteligencia”.

“El objetivo es igualar a todos los ciudadanos de España. Casi todo se gasta en educación, dependencia, servicios sociales y sanidad. Hagamos la cuenta. No es lo mismo el sistema sanitario en que en Castilla-La Mancha”, ha enfatizado.