La Guardia Civil, en el marco de la operación ‘Comares’, ha desarticulado una organización criminal dedicada a la comisión de delitos continuados de prevaricación, estafa, falsificación de documento público y contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social.

La investigación se inició en el mes de enero del pasado año al tener conocimiento la Guardia Civil de un posible delito de falsificación ocurrido en el Ayuntamiento de , ha informado la Guardia Civil en nota de prensa.

Fruto de las primeras gestiones los investigadores detectaron desvíos de dinero público de las cuentas del cabildo a otras cuentas corrientes ajenas, las cuales eran camufladas bajo conceptos propios de pagos a la Seguridad Social, pago de proveedores, entre otros.

Más adelante los agentes averiguaron la titularidad de dos cuentas bancarias pertenecientes a dos personas, uno de los titulares era un trabajador del ayuntamiento, muy conocido entre los ciudadanos del municipio y representantes del Consistorio al llevar más de quince años trabajando.

También apreciaron que en la cuenta de haberes de esta persona existían ingresos de mensualidades duplicadas o en concepto de anticipos que no habían sido concedidos por parte de la alcaldesa.

A medida que los investigadores iban recopilando más información, descubrieron más desvíos de dinero público a otras cuentas bancarias pertenecientes a cuatro personas que podrían pertenecer al círculo del citado trabajador.

Por otra parte, del estudio de la documentación se apreció que entre los meses de julio a noviembre del 2016, en la relación nominal de trabajadores que el investigado confeccionaba y remitía a la Tesorería General de la Seguridad Social, incluía a tres mujeres que no trabajaban para el organismo de la , pero si se cotizaría por ellas con dinero de las arcas municipales. Una de ellas además era titular de una de las cuentas bancarias en las que se realizaban los desvíos de dinero público.

El cabecilla de la organización acomodaba las cuentas bancarias del resto de integrantes que actuaban como testaferros a modo de transacciones, como si de organismos o empresas se trataran. A cambio, los titulares recibían una compensación económica.

Esta operación se ha saldado con la detención de cuatro personas y tres más en calidad de investigadas como presuntas autoras de los delitos de pertenencia a organización criminal, estafa, falsificación de documento público, prevaricación y contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social.

Las diligencias instruidas, junto con los detenidos, han sido entregadas en el Juzgado de Instrucción número 1 de Almadén.