Así se ha pronunciado Escudero este lunes a preguntas de los medios durante una rueda de prensa, contestando de esta forma a Ecologistas en Acción, que consideraba que la reclamación de dicha derivación de agua por parte del Gobierno autonómico ponía de manifiesto su “nulo compromiso” con la recuperación del y cuestionaba su capacidad para hacerse cargo de la gestión del mismo.

El consejero ha insistido en que las Tablas de Daimiel se encuentran en una “situación excepcional” y en que medidas como estas son “de prevención”, apuntando que “habrá que ver como se presentan las precipitaciones” en los próximos meses para ver si es necesaria la derivación de agua a través de la Tubería Manchega para “recuperar” el humedal.

Por ello, ha considerado que es “antagónico” comparar el Trasvase Tajo-Segura y el “desastre” medioambiental del Mar Menor con los esfuerzos por recuperar de su situación actual a las Tablas de Daimiel.

Además, ha recordado que la gestión del Parque Nacional corresponde a una comisión mixta del Gobierno regional y el Gobierno central, apuntando que tendrá que ser dicho órgano el que tendrá que analizar el asunto.

Finalmente, Escudero ha defendido que el Ejecutivo castellanomanchego “nunca” se ha negado a la lucha contra los regadíos ilegales pero ha pedido no “mezclar” los trasvases al Levante con una derivación a las Tablas de Daimiel.