Según consta en un cartel situado en la puerta de bazar, “debido a la situación actual del coronavirus”, el aislamiento se prolongará desde el 2 de febrero, día de la llegada al municipio, hasta el 17 de febrero.

Vecinos consultados por Europa Press han aplaudido la iniciativa de los propietarios del comercio, pese a que ningún miembro de la familia presenta síntomas de coronavirus y todos están en buen estado de salud.

En este sentido, han alabado la “conciencia, respeto y amabilidad” de estos ciudadanos. “Es un gesto que refleja un comportamiento ejemplar”, señala otro vecino, que ha incidido en que lo que pretenden los propietarios del bazar es “generar confianza” en sus clientes con una iniciativa “desinteresada”.

La propia propietaria del negocio, JuaJia Liu, ha enfatizado, en declaraciones a Castilla-La Mancha Media, que han pasado todos los controles obligatorios en los aeropuertos.

El de Puertollano no es el único caso de aislamiento voluntario de ciudadanos de origen chino por coronavirus. Según datos de la Asociación China de España, publicados por El País, se estima en unos 60 los chinos que han decidido emprender esta iniciativa, la mayor parte de ellos en y .