Según la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press, se considera probado que el joven ahora absuelto paró al denunciante —un joven que entonces tenía 19 años— para preguntarle por una dirección y le invitó a subir a su coche para que lo acompañara a un pub.

Sin embargo, el hombre no se detuvo en el pub y siguió hasta un paraje en el campo en el que mantuvieron relaciones sexuales con el joven que se vieron interrumpidas cuando el hoy declarado inocente recibió la llamada de su hermana para que la llevara a trabajar.

Tras dejar a la mujer, regresaron al mismo paraje donde de nuevo se produjo un encuentro sexual. Al igual que el primero, fue grabado por el acusado, y en estas grabaciones el tribunal aprecia que no se ve que se fuerce al denunciante.

En este caso, el solicitaba una pena de 8 años de prisión por considerar que los hechos eran constitutivos de un delito de agresión sexual con acceso carnal que la magistrada ha considerado no probada en base a las imágenes que grabó el hombre al que se acusaba.