El PP cae en el ridículo cuando sus concejales prefieren la confrontación entre las Administraciones que el entendimiento entre ellas en favor del bien público y de sus ciudadanos/as. “

Se equivocan los ediles populares cuando quieren denostar con el nombre “Plan Page” al Plan de Modernización de Ciudad Real 2025 porque al margen de poder diferir en unas u otras actuaciones, lo que sería políticamente correcto y fruto de un verdadero interés por la ciudad, se quedan sólo en el nombre pretendiendo denostarlo sin apostar por una sola medida de futuro para los ciudadrealeños/as.

Cree el PSOE local que el PP no analiza lo que los ciudadanos realmente pretenden, que no es sino la resolución de sus problemas cotidianos, la visualización de un futuro para sus familias y la necesidad de unos servicios de calidad, y que agradecen mucho más la sintonía entre Instituciones, el esfuerzo consensuado por invertir, que por el contrario escuchar la crítica sin contenido, sin propuestas, ese ruido sordo que conlleva inexorablemente al hartazgo.

Entendemos por otro lado el momento delicado interno en el que se encuentran fruto de la sucesión que se abre en el PP castellano-manchego, y les reiteramos que al menos la fidelidad la guarden para los proyectos que pueden beneficiar a todos los que vivimos en esta ciudad, y no se denigren proyectos como el del parque de sanidad en aras a hacerse la foto política del día.

Desde el PSOE local queremos recordarles también que tuvieron opción cuando gobernaron 20 años atrás de desarrollar aquel Plan Estratégico 2015 que en su momento anunciaron, pero del que lamentablemente no ha quedado constancia alguna en la ciudad, por eso volvemos a reiterar nuestro deseo de que arrimen al menos ahora el hombro, de que remen a favor de la ciudad, y propongan cuestiones de interés que les acerque más a la realidad que a la batalla política estéril donde parecen haberse instalado. El nuevo colegio de Valverde, la remodelación y recuperación del Museo , la renovación de las redes del agua, o la recuperación de una plaza como la de Cervantes por ejemplo, son realidades al servicio de los ciudadanos que éstos disfrutan o necesitan más que la mera rabieta política.