En un encuentro sectorial en Socuéllamos donde ha estado acompañado del consejero del ramo, , y de militantes socialistas, Gutiérrez ha reconocido que “lo único que ha recibo el campo de la región de Rajoy son recortes, traiciones y dejación”. “Por eso ahora tenemos la oportunidad de cambiar y negociar una Política Agraria Común fuerte y justa; fuerte en tanto en cuanto evitemos los recortes, y justa para conseguir que los fondos vayan para los que trabajan la tierra, al agricultor activo y al pequeño agricultor”.

El número ‘dos’ del PSOE castellano-manchego ha hecho una radiografía de cómo deja el campo el gobierno de Rajoy, calificandolo e “herencia envenenada” porque hay “un recorte consensuado con de más del 15 por ciento en las ayudas directas y más del 20 por ciento en los Planes de Desarrollo Rural”.

Pero el “agravio” que describe Gutiérrez de Rajoy con Castilla-La Mancha “no queda aquí”: una política del agua que hipoteca nuestros regadíos y nuestras cuencas y nuestro desarrollo, así como una dejación constante que hemos sufrido por la falta de acción del gobierno de Rajoy”, ha criticado.

Por su parte, el consejero de Agricultura de Castilla-La Mancha ha coincidido en señalar como “nefasta” la negociación que hizo el anterior gobierno de Rajoy de la Política Agraria Común. “Algunos dicen que Cañete negoció bien la PAC, yo discrepo, porque nuestro campo fue el que más perdió, hasta un 21 por ciento sobre todo, los agricultores y ganaderos profesionales”, ha afirmado.

Dicho esto, ha insistido además en el “cambio radical” que ha sufrido “favorablemente” el campo con el PSOE en el Gobierno y con García-Page a la cabeza. En palabras de Francisco Martínez Arroyo, el paisaje es otro “ahora es un mundo de ilusión, de optimismo, de oportunidades, de más y mejores políticas activas para incorporar a nuevos profesionales visibilizando el papel de la mujer, apostando por iniciativas que se abandonaron en la anterior legislatura”.