La secretaria de Igualdad de la Ejecutiva provincial del PSOE, , ha manifestado cómo en reiteradas ocasiones los socialistas han denunciado que “en cada iniciativa recortadora o reformista que parte de los gobiernos del PP, las mujeres se ven perjudicadas y se ataca directamente a la igualdad por la que tantos años hombres y mujeres llevamos trabajando”.

Olmedo ha indicado que en estos casi diez meses de , “hemos visto como se aprobaba una reforma laboral en la que se ponen todas las trabas posibles a las trabajadoras para poder ejercer su maternidad y el derecho a la conciliación laboral, se reducen las ayudas a la dependencia de la que las mujeres son las principales usuarias y prestadoras de servicio, y en la reforma de la Ley de la interrupción voluntaria del embarazo se pasa de una ley de plazos a una de supuestos, en la que se reducen esos supuestos eliminando aquel que permitía interrumpir la gestación en caso de malformación grave del feto”.

La responsable socialista ha señalado que ahora los dirigentes del PP se plantean seguir realizando recortes en Sanidad, “esa línea roja de Cospedal”, para hacer pagar a los usuarios por determinadas pruebas y tratamientos. “Y una vez más, ha reprochado Olmedo, salimos perjudicada la mujeres”, al referirse a las pruebas que barajan sacar de la gratuidad, como son las mamografías y los tratamientos de fertilidad.

Ante esta posibilidad, Olmedo ha señalado que “el hecho de que un responsable de sanidad del PP considere las mamografía como una prueba accesoria demuestra un total desconocimiento de la materia de la que es responsable”, al considerar que el carácter preventivo de las pruebas de mamografía periódicas es primordial.

De hecho, ha secretaria provincial de Igualdad del PSOE ha valorado que “son muchas a las mujeres que gracias a estas pruebas periódicas se les ha detectado su enfermedad a tiempo y han podido ser tratadas con un índice de curación muy alto”, por lo que cree que hacer pagar a las mujeres por hacerse esta prueba puede llevar a que muchas de ellas no se lo puedan permitir.

Ramalazo ultraconservador

En cuanto al apartado educativo, Olmedo también ha denunciado la regresión que se pretende desde el punto de vista de la igualdad con la política de segregación de sexos que ha planteado el al subvencionar esta discriminación en un “ramalazo totalmente ultraconservador” en lugar de abogar por un sistema mixto de educación en el que niños y niñas tengan igualdad de oportunidades.

Desde el PSOE, Olmedo ha adelantado que “no podemos entender esta medida sólo justificada por la convicción que tiene determinados colectivos, y eso es lo que más nos preocupa, de que hombres y mujeres han de tener un papel diferente y diferenciado en la sociedad. Es decir, volver a hace 50 años, en los que la mujer debía ser educada para llevar su casa y su familia y para ejercer su condición de madre. Y estas convicciones no se pueden mantener con el dinero público”.

Menos denuncias, menos medios

Olmedo ha aprovechado para referirse también a las declaraciones realizadas esta misma semana por la coordinadora provincial del , en las que aseguraba que había producido una disminución en las denuncias por violencia de género como consecuencia de la crisis económica. Y ante estas palabras, Olmedo ha echamos de menos la autocrítica en este sentido, ya que “partiendo de la base que consideramos que los culpables de la violencia son los la ejercen, debería plantearse el Instituto de la Mujer si la reducción de fondos y efectivos en los centros de la mujer de tiene algo que ver con esto”.

Para Olmedo, no cabe ni el menor resquicio de duda de que la retirada o disminución de ayudas a las víctimas y el cierre de algunos centros de la mujer o la reducción del número de profesionales que prestan sus servicios, a la vez que a los que quedan se les reduce las jornadas, han afectado al seguimiento que desde estos centros se hacían a las mujeres que sufrían esta violencia, por lo que ha añadido que “para que las mujeres víctimas de violencia machista lleguen a la denuncia, requiere en la inmensa mayoría de los casos el seguimiento de las profesionales del centro de la mujer. Y un seguimiento integral que desde la denuncia en sí hasta la posibilidad de dotarle de una vivienda, trámites de ayudas y apoyo a la hora de buscar un trabajo”.