Puertollano se ha unido a las otras 19 ciudades participantes en esta edición, en un “esfuerzo compartido” por mejorar sus territorios y crear nuevas oportunidades. A través de esta iniciativa se persigue impulsar proyectos de desarrollo económico en estas localidades, con potencial de crecimiento, poniéndolas en contacto con más de mil inversores y empresas privadas, según ha informado el Consistorio en nota de prensa.

Rodríguez ha iniciado su intervención con una breve explicación histórica de la evolución de Puertollano, desde el descubrimiento del carbón “que cambiaría la fisonomía y economía de la ciudad”, hasta el período de “autarquía económica” de los años 50, la instalación del complejo Calvo Sotelo, la refinería de Repsol, y el declive del carbón y la minería.

Ha relatado asimismo el cambio de modelo productivo hacia la “sostenibilidad como discurso político y económico”, hacia un modelo de “economía verde y circular” con empresas y centros de investigación que conviven con las industrias tradicionales “que se adaptan a las nuevas formas de producción de la industria”.

En este contexto, la alcaldesa ha presentado las “fortalezas” de Puertollano para atraer inversión: una ciudad con centros de referencia en innovación e investigación (Isfoc, CNH, Clamber, Deimos o Repsol); su capital humano con la mejor preparación técnica junto a una Formación Profesional a la carta; o los incentivos a la instalación de nuevas empresas, el precio de suelo industrial a dos euros el metro cuadrado o los “mayores incentivos” con hasta un 45% de bonificación de la inversión a través de diferentes líneas de ayudas.

Isabel Rodríguez ha señalado que “Puertollano está en la primera línea de salida para conquistar a los inversores”, para citar a continuación a Julio Verne, que en 1874, justo un año antes del descubrimiento del carbón en la ciudad, escribió que el agua sería el “carbón del futuro”, una realidad “patente en ejemplos como la hidrogenera del CNH, un centro que es referencia internacional en la investigación del hidrógeno”.

Por tanto, ha remarcado, “Puertollano es una ciudad capaz de recomponerse, de pasar del carbón a la petroquímica y a las renovables, una ciudad que no ha renunciado a ser industrial sabiendo que la industria del siglo XXI ha de ser sostenible”.

La alcaldesa ha finalizado reiterando las ventajas de ubicación y comunicaciones que tiene Puertollano, pero con una llamada a la colaboración entre ciudades “ante los retos globalizadores”.