La ciudad minera afianzará así su “caché” como referencia en la asistencia de personas con discapacidad, cuyas familias, procedentes de toda la Comunidad Autónoma, podrán “intercambiar experiencias, problemas y afectos”.

La actividad comenzará el día 9 de noviembre con una concentración de autogestores, personas con discapacidad intelectual mayores de edad que se organizan en grupos para analizar las cuestiones que les preocupan.

Las jornadas proseguirán el 10 de noviembre con la organización de diversas actividades lúdicas en un pabellón deportivo aún por determinar y, posteriormente, la celebración de un acto institucional en al Auditorio Municipal.