Este encuentro, que se celebra por tercer año consecutivo —Madrid y acogieron las dos primeras ediciones—, tiene como objetivo profundizar en las ventajas de trabajar, desde la cooperación y la innovación, para alcanzar un desarrollo rural inclusivo y dar respuesta a las necesidades de las personas en riesgo de exclusión social: personas con discapacidad, mujeres víctimas de la violencia de género, personas migrantes, parados de larga duración o perceptores de la renta básica de ciudadanía.

Se trata por tanto de un punto de encuentro para todas las instituciones de ámbito nacional que compartan aproximaciones en políticas de inclusión social, creando un espacio de reflexión y debate entre los grupos y poniendo en valor las nuevas necesidades sociales que se identifican en el medio rural.

Entre los contenidos previstos, se encuentra el desarrollo de diferentes mesas en las que se expondrán casos de buenas prácticas en favor de las personas en situación de vulnerabilidad en el entorno rural, como la atención a personas mayores o en situación de dependencia.

Igualmente, se celebrarán diferentes talleres prácticos sobre las distintas formas que tienen las entidades sociales para contribuir a luchar contra la despoblación en el entorno rural por medio de vías como el empleo, los servicios sociosanitarios o las nuevas tecnologías y la innovación.