Según el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, los hechos ocurrieron a partir de 2015 cuando F.A.A. inició en una relación con la menor —que entonces tenía 17 años— que se prolongó durante tres meses que se caracterizó por el uso “reiterado y habitual” de la violencia física —bofetadas, mordiscos, empujones y tirones de pelo— y psicológica “con el exclusivo propósito de someter, anular y doblegar” a la joven, buscando así su aislamiento.

Entre los distintos episodios que narra la Fiscalía, explica cómo el 11 de octubre de 2015 F.A.A. -que tiene tres sentencias firmes de juzgados de Ciudad Real, Daimiel y Granada por violencia doméstica y amenazas- obligó a la joven a entregarle su móvil en el coche y, tras comprobar que había mantenido conversaciones con chicas y chicos, la agredió y acabó diciendo que la iba a matar si no le daba 300 euros.

Al día siguiente fue a buscar a la menor a Valdepeñas, y como ésta se negó a marcharse con él, la agarró del pelo, levantándola de un banco y arrastrándola hasta su vehículo, en el que se la llevó y siguió agrediéndola llegando a clavarle en reiteradas ocasiones un destornillador en la pierna.

Cuando el hombre la llevó hasta su casa de Daimiel, la obligó a beber su orina tras decirle “o la bebes o te mato” y la siguió golpeando hasta que consiguió que fuera a la Guardia Civil a decir que se había marchado con él por propia voluntad después de que la familia de la chica denunciara su desaparición.

DOS VIOLACIONES

La primera de las violaciones de la menor se produjo entre el 27 y el 30 de agosto de 2015 coincidiendo con las fiestas de Villanueva de los Infantes cuando, en el coche del acusado, F.A.A. la golpeó hasta que consiguió que le hiciera una felación mientras él la grababa con el móvil amenazándola con difundir el video si hacía algo en contra suya. Finalmente, la violó.

La segunda de las violaciones a la menor se produjo próxima a las fiestas del Vino de Valdepeñas —que se celebraron entre el 31 de agosto y el 8 de septiembre de 2015— cuando en el coche de él, F.A.A. obligó a la menor a practicarle una felación y la violó mientras ella estaba “presa del miedo”.

Por todos estos hechos, la Fiscalía solicita 11 años por cada una de las agresiones sexuales; dos años por el delito contra la integridad moral; tres por el de coacciones; y seis por la detención ilegal, en todos estos casos con la con agravante de parentesco. Además, con las agravantes de parentesco y reincidencia, también se le imputan delitos de amenazas graves condicionantes —por las que piden tres años de cárcel— y amenazas graves no condicionantes —dos años— y tres delitos de violencia de género —3 años—.