Se trata de una actuación de conservación preventiva de este mosaico figurativo policromado que se detectó en el año 2016 durante los primeros sondeos arqueológicos en el yacimiento de El Calvario, descubierto en el año 1999 por el profesor durante la realización de la Carta Arqueológica municipal. El mosaico había permanecido tapado y protegido a la espera de encontrar financiación para poder recuperarlo, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

“Durante estos años hemos buscado ayuda para sufragar las labores para proteger y garantizar la supervivencia de este delicado tesoro. Gracias a la ayuda de la “Tierras de Libertad” no solo conseguiremos que este mosaico no se pierda sino que además vamos a sacar a la luz nuevos vestigios que se suman a nuestro vasto patrimonio arqueológico”, ha señalado el alcalde, .

El mosaico se encontraba en un proceso de destrucción debido a las raíces de los árboles que crecían sobre él. La intervención, que dirigen Benítez de Lugo y las restauradoras y María Muñoz, con quienes colaboran los arqueólogos y , permitirá poner freno al deterioro, elaborar un mapa de daños, realizar un diagnóstico y aplicar técnicas de conservación preventiva.

Concretamente, está previsto eliminar depósitos, raíces y tierra del mosaico, recoger y clasificar teselas sueltas, definir los planos y cortes del calco, consolidar el soporte de cal y arena e inyectar mortero, consolidar las teselas sueltas con imprimación de resina acrílica, eliminar depósitos blandos y proteger el mosaico contra las humedades.

Los investigadores creen que este pavimento musivario construido con teselas polícromas de caliza blanca, pizarras de color gris azulado y de otras composiciones aún por determinar, junto con motivos de tipo geométrico a base de círculos y franjas decorativas en las que se hallan insertas escenas con árboles y figuras animales y humanas, podría pertenecer a una gran sala (oecus) donde se habrían reflejado distintas escenas relacionadas con actividades cotidianas como la caza. Los datos obtenidos sitúan el momento principal de uso de esta villa romana en el siglo IV después de Cristo (d.C.).

La intervención, que promueve el Ayuntamiento, cuenta con un presupuesto de 23.000 euros subvencionados por el Grupo de Desarrollo Local ‘Tierras de Libertad’, que gestiona fondos Leader y está supervisada por el Servicio de y Patrimonio de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, y está previsto que finalice después de Semana Santa.