“Hay que darle la enhorabuena a los artistas porque realmente cuando les explicamos qué es lo que queríamos y cómo queríamos que evolucionase este Auditorio lo entendieron a la primera”, ha expresado Melchor. “Queríamos que la infraestructura estuviese completamente integrada en el Parque Cervantes y así ha sido”.

Se trata de un parque “que tiene prácticamente un siglo y que ha tenido mucha historia. Este era el lugar de ocio de los alcazareños y de los visitantes. Era aquí donde se pasaban las tardes y las mañanas e incluso había una biblioteca al aire libre y se aprovechaba para poder utilizar los libros que en ella había y traerse sus periódicos. Eso se combinaba con el paseo, el juego de los niños* era un lugar no sólo de concurrencia, sino de encuentro”, ha puesto en valor la primera edil.

También han querido que este Auditorio, junto con el parque infantil y el parque canino “homenajee históricamente” a este lugar. Además, el autor “es una perfecta sintonía de la tradición con la modernidad, del pasado con el presente y con el futuro”.

La recreación “no puede ser más adecuada”, ha dicho Melchor. En ella, se encuentra , , los ojos de Dulcinea y Cervantes en la parte trasera, “encabezando esta magnífica obra de arte de la que ya disfrutamos todos los alcazareños, puesto que será un reclamo turístico más para que la gente vea cómo es posible integrar el presente y el futuro uniéndolo a la tradición”, ha concluido Melchor.