Así ha respondido Rouco, a preguntas de los medios, al ser preguntado por el aplazamiento de la venta el pasado mes de abril y durante la inauguración del año judicial. Rouco, que ha alegado su desacuerdo de los puntos concretos del tema, ha defendido la “diligencia” del titular del juzgado, .

El presidente del TSJCM ha indicado que el juez dictó en su día las diligencias que estimó oportunas y se ha mostrado convencido que “dada su eficacia, hará lo necesario para que se cumplan”.

A petición de la notaría que está realizando las escrituras, Ordóñez paralizó la venta días antes de que cumpliera el plazo para la entrega de la cantidad pendiente, el 30 de abril.

En ese momento, la empresa adjudicataria, debía abonar el 80 por ciento del total del precio, unos 42 millones de euros. La adjudicación se hizo por 56,2 millones de euros.