Además, en su implantación se ha tenido en cuenta que la mayoría de los edificios que son centros de mayor flujo peatonal queden recogidos dentro del paraguas de la ‘Zona 30’, ha informado el Ayuntamiento alcazareño en nota de prensa.

Para su ejecución se han instalado 53 señales de tráfico y se han pintado marcas viales en las principales entradas a las distintas zonas 30 con la leyenda ‘Inicia Zona 30’ para reforzar la señalización vertical.

Aunque se trata de un proyecto ambicioso, sus costes han sido muy ajustados y su importe no ha superado los 7.500 euros, debido fundamentalmente a que ha sido ejecutado en su totalidad por medios propios, es decir con el personal del Consistorio.

TRES ZONAS

El proyecto se ha ejecutado en tres zonas. La primera engloba todo el centro de la ciudad y el casco histórico, con una superficie de 603.100 metros cuadrados y 13.136 metros lineales de 94 calles afectadas por la medida.

La segunda comprende la zona de Ciudad Jardín, desde la vía de servicio de (antigua calle Acebrón) hasta la Avenida de las Encinas, con 27 calles afectadas que suponen 4.950 metros lineales y una superficie afectada de 224.500 metros cuadrados.

Por otra parte, la tercera zona instaurada como ‘Zona 30’ en la de ‘Los Devis’, con un área de 30.945 metros cuadrados y 1.062 metros lineales de las nueve calles afectadas.

Una ‘Zona 30’ es un conjunto de calles donde la velocidad está limitada a 30 kilómetros por hora. No son peatonales, sino vías en las que la preferencia es de los viandantes, a los cuales los conductores de vehículos deben respetar y dar prioridad en cualquier punto por el que circulen del perímetro establecido.

Los peatones no pueden invadir la calzada de forma permanente, solo deberán hacerlo para cruzar de acera, ya que no es una calle peatonal. Además, deberán respetar los cruces regulados por semáforos haciendo uso de los pasos especificados para ello.