Lo sucedido se remonta, según el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press, a unas fechas no concretadas entre febrero y mayo de 2018, cuando el acusado vivía con su pareja y la hija de once años de esta.

En más de una docena de veces el acusado se aprovecho de la situación de familiaridad y afectividad que la menor sentía hacia él, al considerarle como su padre, “para satisfacer sus más reprobables instintos sexuales” sometiendo a la menor a diversos tocamientos y exhibiciones, siempre aprovechando cuando la madre no estaba en casa.

El escrito de acusación también explica que juzgado instructor dictó en mayo de 2018 una medida de prohibición de aproximarse a una distancia inferior a 200 metros de la menor, así como a comunicarse con ella. Además apunta que la madre, como representante legal de la menor, no reclama indemnización.

Además de la pena de prisión la fiscalía solicita la prohibición de aproximarse a la menor a una distancia inferior de 200 metros o a comunicarse por cualquier medio durante 7 años.