El servicio que se presta en un vehículo de nueve plazas lo puso en marcha el Ayuntamiento de Valdepeñas en septiembre de 2016, realizando desde entonces 2.238 servicios, y está dotado de una oruga salvaescaleras para facilitar la movilidad de los usuarios. A él se suma al transporte especial que gestiona y que lleva varios años en funcionamiento, y que a lo largo de 2017 ha realizado 240 viajes, según ha informado el Consistorio en una nota de prensa.

La teniente de alcalde de Servicios Sociales y Sanidad, , ha destacado este miércoles que “con esta iniciativa se ha dado respuesta a una necesidad que existía en las personas con dependencia, discapacidad o movilidad reducida, para poderse desplazar dentro de la localidad, pero también se ha contribuido a evitar el aislamiento social de estas personas, no teniendo que salir solo a cuestiones imprescindibles, sino también pudiendo ir a visitar a algún familiar o ir a la peluquería”.

BENEFICIARIOS

El funcionamiento de este servicio se basa en traslados dentro del término municipal de Valdepeñas y los beneficiarios del servicio deben estar empadronados en la localidad y cumplir con una serie de requisitos socio-sanitarios como tener reconocida la dependencia; tener una discapacidad, con movilidad reducida acreditada o que precisen la ayuda de terceras personas; ser mayor de 80 años; o ser mayor de 65 años con movilidad reducida acreditada.

De esta forma, a la hora de conceder el servicio por parte de una comisión técnica de Servicios Sociales creada a tal efecto, se priorizan a las personas con mayor grado de dependencia o discapacidad o su situación económica.

Este servicio de carácter gratuito se presta de lunes a viernes en horario flexible, según la demanda, hasta llegar a 40 horas semanales. El servicio se puede solicitar para acudir a consultas médicas o servicios sanitarios cuyos desplazamientos no estén cubiertos por el Sescam o por organismos públicos o privados, para asistir a grupos de ayuda mutua o actos convivenciales.

Además, también para visitar centros residenciales en los que haya algún familiar o para hacer gestiones bancarias o administrativas. Una vez que se obtiene el informe favorable para ser beneficiario del servicio, éste tendrá una validez de tres años, momento en el que se volverán a revisar las condiciones y situación de cada persona.

Los interesados en ser beneficiarios del servicio lo pueden solicitar en el , donde se les facilitará la documentación necesaria y una cita para que lleven la documentación requerida y se les abra el expediente para que se les pueda dar de alta en el servicio.