La propuesta conllevaría el reconocimiento de la antigüedad desde el año 2014, de manera que cada cinco años se revise el grado con el que cuentan los empleados públicos en función de los nuevos méritos, de forma que el salario se vería incrementado entre los 1.000 y 1.500 euros al año, en función de la categoría.

La vigencia económica sería a partir del 1 de enero de 2019, incluyendo el 50% en los Presupuestos Municipales de este año, y el otro 50% en los Presupuestos del año 2020, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

De este modo, Ciudad Real sería el primer Ayuntamiento de la región en disponer de este sistema que valora la antigüedad y los méritos que tienen los trabajadores municipales.

Una nueva medida social que se incorporaría a las ya aprobadas como el Acuerdo Marco, la recuperación de las 35 horas semanales, la Garantía Salarial, la Acción Social, y la Oferta de Empleo Público del año 2018.