El acuerdo, que se presenta como alternativa a la revisión global de la Relación de Puestos de Trabajo (RPT) y una eventual subida salarial generalizada —informada desfavorablemente por Intervención municipal—, ha sido firmado este lunes por el equipo de Gobierno y los sindicatos UGT, CCOO y CSIF. No obstante, no ha sido refrendado por el Sindicato de (SPL), que se movilizará este mismo lunes durante el corte de cinta de las fiestas en demanda de una subida salarial generalizada.

El acuerdo prevé que el programa de retribuciones se irá mejorando en función de la disponibilidad presupuestaria en los ejercicios 2018 y 2019. El objetivo último de esta mesa, reza el acuerdo, es “alcanzar la modificación” de la RPT, “por lo que a medida que fuera posible, de acuerdo con la legislación vigente, las cantidades reconocidas en concepto de productividad se irán integrando en el complemento específico”. De alcanzarse este objetivo, prosigue el acuerdo, “la cuantía de la productividad se iría reduciendo en función de las cantidades incorporadas al citado complemento”.

En declaraciones a los medios de comunicación, la alcaldesa, Mayte Fernández, ha puntualizado que la negativa del Local “pone en duda la falta de su disposición al diálogo que debe primar en una relación con una administración”. En su opinión, este sindicato “no representa correctamente a sus trabajadores” y le preocupa “seriamente” que “esté defendiendo otros intereses y esté jugando otro partido”.

Fernández ha argumentado que en dos días ha dado “más soluciones” que este sindicato “en varios meses”. “Me siento responsable de todos los trabajadores, incluidos los policías locales, que se están dejando llevar por un sindicato que no les está representando en absoluto porque no participa en los órganos en los que se dialoga”, ha enfatizado.

La alcaldesa ha dicho conocer la situación por la que pasan “un buen número” de policías “hartos de esta situación” y considera que este acuerdo es un “ejercicio más” de su responsabilidad de organizar los servicios y los recursos económicos a todos los funcionarios, “a pesar del Sindicato de Policía, que no está aportando nada positivo a esta solución refrendada por los tres sindicatos y que no cumple con los objetivos constitucionales de la representación de los trabajadores”.

“DIÁLOGO ESENCIAL”

La alcaldesa ha subrayado que el diálogo ha sido “esencial” para la culminación de este acuerdo que atiende a las peticiones sindicales en relación a unos recortes “injustos e injustificados, que recayeron sobre los funcionarios en tiempos de crisis, con una continuada merma de sus derechos, con una reducción de las nóminas del 5 por ciento desde el 2010, la congelación de salarios y la reducción de la plantilla municipal en 130 trabajadores”.

Según la regidora, la “disponibilidad económica” y el “entendimiento” ha hecho posible un acuerdo después de un largo diálogo en el que se han acercado posturas para atender las reivindicaciones laborales. “Defendemos los servicios públicos y pensamos que los trabajadores deben obtener una respuesta digna en función del trabajo que realizan”, ha subrayado.

Fernández ha indicado que este plan “tratará de motivar y gratificar a los trabajadores municipales, algo que ya se hace, en función de su dedicación y compromiso con su ciudad”. “Quien no tenga ganas y disposición del servicio podrá quedarse fuera del programa”, ha advertido.

La alcaldesa ha argumentado que hay continuar con la modernización de la administración con nuevos instrumentos. “Y eso se reflejará en un aumento de funciones, que lo suyo es que se hubiera reflejado en la Relación de Puestos de Trabajo pero ante la imposibilidad queremos motivar a los trabajadores para que presten un mejor servicio a los ciudadanos”, ha aseverado.

La alcaldesa ha recordado que “se hizo el trabajo de revisión de la Relación de Puestos de Trabajo” pero “se chocó” con la Ley de Presupuestos de Estado “que hizo imposible su viabilidad”, por lo que se ha optado por “incentivar la actividad de los trabajadores a través de la productividad en el momento en el que el Ayuntamiento goza de mayor disposición económica, después de un trabajo de equilibrio financiero”.

Además, ha agradecido el trabajo sindical que ha hecho posible llegar a este acuerdo, que también ha dado a conocer a los portavoces de los grupos municipales de la oposición, que estudiarán con sus respectivos ediles la propuesta, así como los informes y la productividad aplicada desde el año 2013.

APROBACIÓN EN PLENO

El siguiente paso será la aprobación del plan de productividad por el Pleno, y si se aprueba la partida presupuestaria será “competencia exclusiva” de la alcaldesa hacer el reparto por trabajador y servicio, aunque en todo caso se ha comprometido a “respetar” los anteriores acuerdos.

La alcaldesa ha afirmado que este acuerdo pactado con los sindicatos “no saldrá adelante” si los grupos de la oposición “no reman a favor de los trabajadores del Ayuntamiento”.