El objetivo de esta ordenanza es convertir uno de los edificios municipales más emblemáticos en un reclamo turístico, tanto local como comarcal, que ayude a combatir la despoblación, según ha informado el Ayuntamiento en nota de prensa.

Para el alcalde de Terrinches, , “es un aliciente para el Ayuntamiento y para poder frenar la despoblación”. No obstante, es consciente de que se trata de una medida “débil y flexible en la lucha contra la despoblación, aunque no es la única en la que Terrinches está trabajando con el mismo objetivo”. Por este motivo, el Ayuntamiento lanzará la aprobación inicial de la ordenanza y, una vez permanezca expuesta al público durante un mes y siempre que no haya alegaciones, “ya se hará la exposición definitiva y a partir de ese momento se podrán realizar ese tipo de actos”.

La celebración de las bodas en el castillo tendrá un coste de 50 euros para los empadronados o nacidos en la localidad y de 100 euros para los no empadronados ni nacidos en Terrinches. Igualmente, la nueva ordenanza establece una fianza de 50 euros que será reembolsada si no se producen desperfectos.

El castillo Abn Yucef fue construido en el siglo XIII y durante los siglos XIX y XX se utilizó como bodega y casa de labor. De él se conserva la torre de homenaje y parte de sus antemurallas y torreones esquineros. Fue restaurado recientemente, después de que el Ayuntamiento lo comprara en 2005, y está declarado Bien de Interés Cultural.

Es además en los Campos de Montiel. La torre se eleva sobre el pueblo a 950 metros de altitud y ofrece una de las mejores vistas de la localidad, así como del paraje de San Isidro y su entorno. Tanto el decorado del interior como sus vistas convierten esta torre “en un escenario ideal para celebrar bodas temáticas acordes a la época de la construcción del castillo”.

Esta medida entra dentro del plan de valores en el cual está trabajando el municipio de Terrinches con Economía Humana. Dicha organización se autodefine como un “ecosistema de emprendimiento e innovación social basado en la inteligencia colaborativa que crea condiciones para una economía más coherente, próspera y humana”.

“Es una de las medidas para dar continuidad o explicaciones a la estrategia nacional de desafío demográfico en el sentido de que también queremos utilizar un recurso como es el castillo y lo que representa para poder también celebrar bodas civiles de cualquier tipo”, ha asegurado Peláez.