El jurado está formado por la directora de Uroc Teatro, ; la periodista de La Tribuna, ; la secretaria de dirección del Festival de Almagro, ; y por tres niñas. , de 8 años, del Colegio Público Paseo Viejo de la ; , de 10 años, del Colegio Público ; y , de 11 años, del .

Para seleccionar la parte infantil del jurado se ha realizado un concurso entre los distintos colegios públicos de Almagro. En él, los alumnos participantes tenían que presentar un dibujo con una temática relacionada con el Festival. Tras recibir un total de 248 dibujos de los tres colegios públicos de Almagro, el equipo de la votó los tres dibujos ganadores.

Además, este año la participación infantil va más allá del jurado. En estos momentos, y hasta el viernes 15 de junio, está abierta una convocatoria para elegir la voz que grabará los avisos al público antes de las funciones del Barroco Infantil.

El certamen Barroco Infantil, que en julio celebrará su séptima edición, se celebra con el fin de promover y favorecer la creación de obras dramáticas sobre el Barroco destinadas a un público infantil y familiar. Como en ediciones anteriores, el Barroco Infantil seguirá ubicado en el Teatro Municipal de Almagro y este año cuenta con seis espectáculos llegados de Ecuador, , y , y .

El ganador se programará los días 16 y 17 de julio en el mismo espacio y, además, formará parte de la programación de alguno de los teatros municipales de .

PROGRAMACIÓN

La programación del Barroco Infantil en el Teatro Municipal comienza el 9 de julio con la obra ‘El libro andante’, a partir de ‘El Ingenioso de La Mancha’, de Miguel de Cervantes —versión de Jesús Briones— y bajo la dirección de José F. Ramos.

Se trata de un canto a la libertad, a la bondad, a la sed de aventuras, al placer de la lectura y a la capacidad de imaginar mundos en una burbuja donde El Caballero de la Triste Figura es símbolo y bandera “a blandir por cualquiera”.

El 10 de julio será el turno de ‘Los imperios de la luna’, a partir de la ‘Historia cómica de los Estados e Imperios de la luna’ de Cyrano de Bergerac, bajo la adaptación y dirección de Sergio Artero.

Se trata de una adaptación libre y disparatada del ensayo ‘Historia cómica de los Estados e Imperios de la luna’ de Cyrano de Bergerac, y es que “el planeta Tierra está al borde del colapso y es inhabitable”.

El 11 de julio llegarán las ‘Aventuras de Don Quijote’ a partir de la obra de Cervantes —versión de Pablo Vergne— y bajo la dirección de y .

Se trata de una obra en la que un anciano titiritero y sus ayudantes relatan y dramatizan con muñecos y otros objetos algunas aventuras de Don Quijote. En un momento de la representación, el viejo Maese comenzará a desvariar, a confundir el teatro con la realidad, a tomar los muñecos de cartón y madera por personas de carne y hueso. Los ayudantes, sin salir de su asombro, intentarán que el anciano recupere su cordura.

El 12 de julio se pondrá en escena ‘La ratita presumida’ a partir del cuento de —adaptación de Ingrid Teixidó— y dirigida por Pere Pàmpols.

Se trata de una adaptación del conocido cuento que Festuc Teatre escenifica con sus rasgos distintivos: teatro, títeres y música, que emocionarán a pequeños y mayores. La obra versa sobre cuando la ratita se quejaba de una vida aburrida y llena de monotonía, poco se esperaba que un lacito le revolucionara tanto su día de la forma en que lo hizo.

El día 13 de julio será el turno de la obra ‘Una tempestad’, a partir de la obra de Shakespeare, con adaptación y dirección de Santiago Campos.

Esta obra trata sobre una guerra, un juego, en esa dualidad Calibán construye un mundo mágico para Ariel y para sí mismo. Calibán sabe que no están a salvo, que su mágico mundo no se sostendrá para siempre y deberán marcharse. Entonces, mientras Ariel duerme, él construye una salida. Pero sus planes deberán cambiarse cuando alguien más llegará, pues no son los únicos que necesitan esa oportunidad.

Por último, el 14 de julio se pondrá en escena la obra ‘La caperucita roja’ de Charles Perrault —versión de María José Pasos— y bajo la dirección de y .

La obra cuenta cómo un abrazo paraliza de miedo a Caperuza, porque “así es el miedo, un líquido invisible que congela, que amordaza la boca y que seca la voz”. Desde la compañía destacan que la infancia es un espacio en la vida donde descubrirse, por ello los adultos deben respetar y velar para que ese espacio sea un territorio de paz.