Según ha informado el Consistorio ciudadrealeño, el gerente del Patronato, , ha afirmado que la aportación de estos trabajadores “es muy valiosa” y su llegada supone “un alivio” porque son “especialistas en su sector”. Concretamente, se han incorporado cuatro monitores y directores de actividades de ocio y tiempo libre y dos ATS.

Los monitores tienen como principal función apoyar y acompañar a los niños en el transcurso de las distintas actividades, aunque todos pasan también en algún momento por el trabajo administrativo que conllevan estas actuaciones. Por su parte, las ATS tienen que estar presentes de manera preventiva en todas las actividades y de forma activa si hubiese que atender a alguna persona.

“Considero la experiencia muy positiva para ambas partes, para nosotros lo es, como ya he dicho, pero también para ellos. Aquí están a gusto, cogen cariño a los compañeros, disfrutan del trabajo. Y la realidad laboral que vivimos es a veces triste, algunas de las personas que vienen de los planes de empleo sabemos que lo pasan mal, que tienen necesidad, que llevan tiempo en el desempleo con lo que eso supone para ellos y sus familias. Estos meses, en muchos casos, son un desahogo muy importante”, ha apuntado Barba.

Por su parte, una de las nuevas trabajadoras, , de 48 años, ha asegurado que la edad es un hándicap a la hora de encontrar trabajo porque “la gente joven viene pisando muy fuerte”.

“Por eso para mí esta es una gran oportunidad para volver al mercado laboral y poder darme a conocer en este mundillo. También estoy disfrutando porque estar con los niños es enormemente gratificante, me encanta. No es solo que el trabajo me hace sentir útil, es que además ellos me dan mucha vida”, ha añadido.

De su lado, otro de los nuevos integrantes, José Miguel Mena, ha explicado que estas actividades son algo que le gusta “mucho”, mientras que , una de las ATS, ha incidido en que este es un trabajo “totalmente diferente al del hospital, allí hay más ajetreo y más gravedad en los casos que atiendes”.