Así, en la reunión celebrada en el se ha propuesto este volumen de agua para atender a las necesidades hídricas de las cuencas receptoras.

El informe de situación, elaborado por el (CEDEX) y tomado en consideración por la Comisión indica que, a 1 de septiembre de 2019, el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía era de 481,2 hectómetros cúbicos y queda aún un volumen pendiente de trasvasar a esa fecha de 6,6 hectómetros cúbicos, por lo que el volumen de embalse efectivo es de 474,6 hectómetros cúbicos.

La cifra es inferior al volumen de referencia de 631 hectómetros cúbicos que corresponde al mes de septiembre, por lo que se ha constatado que el sistema sigue en situación hidrológica excepcional o de nivel 3 en la que entró durante el mes de mayo.

En esa situación, de acuerdo con las normas de explotación del trasvase Tajo-Segura, el Ministerio para la Transición Ecológica podrá autorizar un trasvase de forma discrecional pero motivada.

En concreto, el método que propone el CEDEX está basado en la disponibilidad a tres meses de los volúmenes trasvasables y que procura que las reservas conjuntas en Entrepeñas y Buendía no desciendan por debajo de los 400 hectómetros cúbicos.

El informe de situación aplica, para este nivel, este método que ya se viene empleando desde el mes de mayo y que da como resultado, para el mes de septiembre, un trasvase de 16,1 hm3 que es el finalmente propuesto por la Comisión.

En el cálculo está incluida la atención a la demanda del Canal del Bajo Alberche, de acuerdo con la aplicación del plan especial de sequía de la cuenca del Tajo, que se calcula en 4 hectómetros cúbicos en el mes de septiembre.

Durante la reunión, por otra parte, se ha analizado la metodología para potenciales aportes futuros a las Tablas de Daimiel.