Caballero ha asegurado que constituyen un ejemplo y un referente a seguir por su entrega y generosidad. Aunque también es cierto, según ha comentado, que para dotar de continuidad a esta loable actividad es necesario que haya una asociación que organiza las estancias de los niños y unas instituciones que colaboran para llevar a cabo los desplazamientos, según ha informado la Diputación en nota de prensa.

Sin embargo, ha querido dejar claro que si no fuera porque hay personas que les abren las puertas de sus casas no sería posible materializar con éxito uno de los programas más gratificantes en los que colabora la Institución provincial, que es similar al que se lleva a cabo con los niños y niñas saharauis.

Ha coincidido Caballero, asimismo, con Zamora en destacar la lección de vida que aportan estos niños en el seno de las familias de acogida, sobre todo a los hijos biológicos que, por su corta edad, no aprecian lo privilegiados que son de vivir en este país, porque aunque se detectan situaciones de necesidad, son atendidas en la medida de las posibilidades de las diferentes administraciones.

Por su parte, el presidente de la En Ayuda al Niño (CREAN), , ha agradecido un año más la generosidad de la Diputación y del Ayuntamiento de Ciudad Real. Ha asegurado que sin su colaboración no sería posible traer a los pequeños ucranianos a la provincia. Serrano ha dado las gracias en nombre de los pequeños y de sus familias, quienes son partidarios de que participen en el programa porque entiende que están muy bien cuidados.

Serrano ha dicho que en Ciudad Real son unos privilegiados porque no todas las Organizaciones No Gubernamentales se relacionan con administraciones tan dispuestas a colaborar como la Diputación y el Ayuntamiento de Ciudad Real. Caballero ha añadido, a este respecto, que está dispuesto a aumentar la ayuda si CREAN lo demanda con el objetivo de que ningún que niño o niña que pueda participar se quede en su lugar de origen habiendo familias dispuestas a acogerlos.