En un comunicado conjunto, los sindicatos explican que la negociación del convenio de vinos y alcoholes “está bloqueada” y que desde la constitución de la mesa negociadora en el mes de marzo de 2015 “la patronal del sector vinícola y alcoholera de la provincia no ha hecho otra cosa que entorpecer el posible acuerdo, planteando recortes en los derechos de los trabajadores recogidos en el convenio”.

Los sindicatos ven “absolutamente lamentable la postura intransigente de la patronal”, que no ha valorado la profesionalidad de los trabajadores del sector “altamente cualificados” y que “han contribuido al buen funcionamiento de las empresas y consecuentemente a los beneficios empresariales”.

UGT y CCOO, junto a los trabajadores, aseguran que no pueden permitir el “bochornoso” proceder de la patronal vinícola contra sus propios trabajadores, al intentar “arrebatarle el plus de antigüedad que repercutirá negativamente en el salario del trabajador, ofreciendo una subida salarial irrisoria”.