Ante el inicio de la campaña de vendimia en algunas zonas de la región, el sindicato ha recordado en nota de prensa que las evaluaciones de riesgos laborales son obligatorias por ley para todas las empresas, aunque a menudo su elaboración y cumplimiento dista mucho de la realidad.

Según el secretario de Administración de UGT FICA Castilla-La Mancha, , todas las explotaciones deben contar con un lugar a la sombra para descansar y la empresa debe proporcionar a los trabajadores ropa de trabajo adecuada y agua.

Ha incidido en la protección de la maquinaria agrícola y forestal para evitar los accidentes laborales que se suceden todos los años y los incendios forestales, “más peligrosos aún con la situación de sequía que vive la región”, ha agregado.

Por otra parte, Alguacil ha denunciado la desigualdad salarial que persiste entre las provincias y, en este punto, ha subrayado la necesidad de negociar un convenio único regional del campo para “homogeneizar el sector y terminar con situaciones como el insuficiente convenio colectivo del Campo de Ciudad Real”.

El sindicato ha lamentado las situaciones de precariedad que viven los temporeros de estas campañas con jornadas “excesivas” no declaradas o no pagadas y ha recordado que dispone de un departamento de migraciones a su servicio.

Del mismo modo, ha señalado que a raíz de la crisis los trabajadores con condiciones laborales “precarias” y los extranjeros, han visto mermados los servicios de asesoramiento, alojamiento y control especializados que antes proporcionaba la administración.

Y ha hecho un llamamiento a los gobiernos autonómicos y de España para aumentar el control de altas en la seguridad social y extremar la vigilancia en las “intolerables situaciones de abuso”.