Ambas partes coincidieron en la necesidad de impulsar el Diálogo Social y la Negociación Colectiva, incrementar las políticas activas de empleo, exigir planes de igualdad en todas las empresas obligadas por ley y establecer medidas de acción positiva, imprescindibles para combatir las brechas de género en el empleo, avanzar en conciliación y corresponsabilidad y eliminar las desigualdades en la protección social. Y sobre todo en la necesidad de avanzar en la eliminación de las violencias machistas, garantizando el estricto cumplimiento del compromiso económico, seguimiento y evaluación de las medidas acordadas en el Pacto de Estado en materia de Violencia de Género.

Al mismo tiempo que compartieron el conjunto de razones en las que ambos sindicatos motivan la huelga de dos horas por turno del próximo día 8 de Marzo.