La Asociación de Vecinos del albaceteño barrio Nuestra Señora de Cubas - Industria se constituyó en julio de 1987, por lo que está a pocos días de celebrar su XXXI aniversario. Se estiman que son entre 10.000 y 12.000 los ciudadanos que viven en esta zona de la ciudad después de que, hace algunos años, parte del espacio que venía considerándose de este barrio pasó a integrarse en la zona de otro barrio de la ciudad, el de Polígono San Antón, tal y como nos cuentan de inicio nuestros invitados.

Nos explican que en la Asociación de Vecinos hay, actualmente, “unos 2.300 socios y socias”, aunque señalan que poco más de 500 son los que están al corriente del pago de los 10 euros anuales que conforman la cuota; algo en lo que indican que influye mucho el tipo de actividades que se organizan y la respuesta que es capaz de dar ante los problemas puntuales que puedan afectar al barrio.

Hablamos de uno de los barrios con más arraigo, en cuanto tiempo, de los que conforman la ciudad. El presidente de la Asociación de Vecinos asegura que la población es de mediana edad, si bien es cierto que en la parte en la que están proliferando las construcciones de nuevos edificios, aumenta considerablemente el número de gente joven que se va trasladando a la zona.

Señalan que en cuanto a infraestructuras educativas y sanitarias están “bastante bien dotados”, por ejemplo, en la primera de las facetas, con tres institutos y dos colegios (uno de ellos, el , de los mayores de toda la ciudad).

A nivel de mejoras, ponen en valor que hace unos años (con Pérez Castell como alcalde) se renovó buena parte del alumbrado de muchas calles; pero ahora sí consideran que las aceras y muchos pasos de peatones deberían ser mejorados porque el paso de los años ha ido dejando marcadas en ellos su huella. Señalan que se ha mejorado mucho a nivel de accesibilidad, pero indican que todavía quedan algunos rebajes de acera que realizar.

Todos nuestros invitados ponen en valor que el barrio no tiene grandes problemas a nivel de orden público; quizás para encontrar una cuestión especialmente relevante a nivel social, hay que remontarnos a 2008, cuando tuvieron problemas con la posible instalación de una antena de telefonía en un edificio del barrio, lo que despertó una gran respuesta vecinal (tanto por lo desconocido, en aquel entonces, de la peligrosidad de estas instalaciones como por la posible desvalorización de los inmuebles de la zona). Gracias a la movilización tan importante que por aquellos meses protagonizaron los vecinos, finalmente la antena no llegó a instalarse.

Desde la Junta Directiva animan a los vecinos y vecinas a sumarse a la Asociación y a proponer nuevas cosas que hacer juntos

El barrio Nuestra Señora de Cubas - Industria vivía el pasado 19 de mayo sus últimas fiestas y nos cuentan que “salieron bien”; han trabajado mucho en actualizar el formato, con diversas actividades de tipo cultural y deportivo (aprovechando muchas de las que se ofrecen a lo largo del curso por parte de la propia Asociación vecinal); señalan el componente solidario que buscan dar siempre a este tipo de iniciativas, donando los fondos que se recaudan (el año pasado, por ejemplo, a AMAC y éste año, a ACEPAIN) y subrayan, además, que de este modo “la gente se vuelca mucho más”.

A través de varios monitores especializados, ofrecen Aerobic, zumba, baile activo, yoga, taichí y clases de pintura (tanto para niños como para adultos). También la Asociación imparte clases de danza con grupo propio (el conocido ‘Jándalo’). En septiembre, el conjunto de la Asociación vecinal participa en la tradicional Cabalgata de Apertura de la Feria compartiendo carroza con la Asociación Ferroviaria así como en la Ofrenda de Flores, momento de los más especiales de los días grandes de toda la ciudad.

En cuanto a participación de los ciudadanos, el presidente de la Asociación asegura que tanto en el barrio como en el conjunto de la ciudad, “no es muy alta y deja mucho que desear”, si bien admite que empezando por ellos mismos muchas veces no se secunda todo aquello que se promueve, por ejemplo, desde la F.A.V.A. “La gente viene a nosotros sólo cuando necesita algo, cuando hay un problema en una parada de autobús, o en una acera… Nos gustaría que vinieran más a participar en cualquier cosa, porque prácticamente estamos todos los días (fijo, de lunes a jueves) en la Asociación (en la calle Magallanes, 14)”.

Aseguran que en lo económico no tienen problemas ya que han sabido adaptar lo que tienen a las actividades que ofrecen; los fondos proceden de la subvención que otorga el Ayuntamiento y de la propia cuota anual con la que contribuyen los socios y socias. “Tenemos el local y para poderlo mantener, para pagar el teléfono… y, si se estropea algo, lo podemos cambiar”, explica el presidente, a lo que el tesorero añade que han sabido promover igualmente muchas iniciativas con las que obtener medios con los que contribuir a esa estabilidad económica.

En cuanto a movimiento se refiere a nivel de comercio, lamentan que se acaban cerrando las pequeñas tiendas que logran abrir (muy posiblemente, a causa de la gran competencia que tienen en grandes superficies o cadenas de supermercados mayores que, además, abundan por la zona). No obstante, hay unos puntos en los que la situación es bien distinta: el bulevar de Menéndez Pidal, y la avenida de Ramón y Cajal, donde abunda el comercio de todo tipo (y, además, de calidad).

Sobre la peatonalización o no del centro urbano, José Carlos se sorprende por el hecho de que en todas las ciudades sean los propios comerciantes los que piden la peatonalización para favorecer el consumo y facilitar el paseo y las compras de los potenciales clientes, mientras que aquí son los comerciantes los más reticentes cada vez que se ha planteado esta posibilidad para la ciudad. Todos apuestan por dar este paso que, consideran, sería importante (también para fomentar hábitos de vida muy saludables que serían fácilmente asumibles por los habitantes de esta ciudad, que subrayan que es muy cómoda de transitar y accesible).

Al hilo de esto, piden para su barrio “repensar el carril bici”, que consideran que pueden mejorarse precisamente para favorecer que la gente no tenga que desplazarse en coche hacia otros puntos de la ciudad, apoyándose también en que en cuanto a líneas de autobús urbano el barrio está perfectamente conectado en la actualidad.

Un barrio con gran salud a nivel deportivo

Lo que sí se ha quedado pequeño en el barrio han sido las instalaciones deportivas. Disponen del Pabellón , la piscina municipal del Paseo de la Cuba y el campo de fútbol del Paseo de la Cuba, pero señalan que “resultan insuficientes debido a la gran actividad deportiva que desarrolla la Asociación de Vecinos”.

Sin ir más lejos, esta temporada la Asociación ha tenido 236 jugadores inscritos en los juegos deportivos municipales tanto en equipos de fútbol como de fútbol sala y baloncesto (siendo incluso el barrio que más aporta a los juegos deportivos municipales).

En 2012, la escuela de fútbol de este barrio recibió el premio a la mejor escuela deportiva de la provincia de Albacete (que otorga la , la Diputación Provincial de Albacete y la ), algo que nos cuenta con mucho orgullo José Carlos porque asegura que esa distinción “no la tienen otras escuelas”, ejemplo que continúa porque este año también han hecho un gran papel con todos los chavales en los diferentes deportes, tal y como nos cuenta Mateo.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta entrega de ‘Ciudadanía en Marcha’ dedicada al barrio Nuestra Señora de Cubas - Industria, a través del vídeo que acompaña este adelanto por escrito de parte de su contenido.