El de San Antonio Abad es un barrio de Albacete conocido por todos y que se extiende desde la Avenida de la Estación hasta la zona que llega a la residencia de mayores Vitalparque, limitando a un lado con el Paseo de la Cuba y, al otro, con la Estación.

El presidente de su Asociación de Vecinos, Andrés Marín, recuerda que en los censos que él conserva de hace algunos años, había en el barrio “unos 4.500 vecinos”, si bien apunta que pronto se pueden alcanzar los 10.000 en este barrio que, en extensión, es también uno de los referentes de la ciudad.

Tal y como explica Amparo, fue precisamente ese amplio crecimiento el que ha determinado los cambios que se han dado (y los que se han de dar) en el entorno: “Una vez que el barrio se fue ampliando en territorio se comenzó a ver que hay una serie de servicios que no tenía en las condiciones necesarias (autobuses, colegio, servicios de basura…)”; cuestiones que han ido marcando de alguna forma la ‘agenda de trabajo’ de esta Asociación en la que, sin duda, el deporte es una prioridad.

“Se intenta potenciar el deporte en todo lo que es el barrio, y para eso aprovechamos todas las zonas verdes de las que disponemos en nuestro entorno (con protagonismo para el Parque Lineal, uno de los pulmones de Albacete)”, apunta sobre su ‘parcela’ de responsabilidad dentro de la Asociación.

Un barrio que crece en territorio, en población y, por lo tanto, también en necesidades

El donde esta Asociación tiene también sede está lleno de actividades: “yoga, pilates, gimnasia de mantenimiento, club de senderismo, club de lectura, encaje de bolillos, cursos de corte y confección, dos o tres viajes culturales al año…”, resumen Andrés que, no obstante, incide en algo que nunca se debe perder de vista: “Esto es una Asociación de Vecinos que, como prioridades fundamentales, tiene dar respuesta y trabajar por dar solución a los problemas de la gente; no somos una academia ni un club de actividades…”, explica.

Las fiestas del albaceteño barrio de se celebran en enero, en torno (evidentemente) al santo que les da nombre; en ellas, la participación vecinal es grande, y desde la infancia a los mayores participan en las actividades que se preparan desde la Asociación (dentro y fuera de esas jornadas que, sin duda, son especiales).

El presidente de la Asociación de Vecinos del barrio de San Antón se remonta “unos siete años” en el tiempo y recuerda “cuando en el barrio se notó el problema de la prostitución, sobre todo en la zona que rodeaba las obras de la ahora es la nueva estación de ADIF; ahí los vecinos se comenzaron a movilizar para hacer llegar esas situaciones a la opinión pública acudiendo al Pleno del Ayuntamiento y a través de los medios de comunicación… y se logró acabar con esa problemática que teníamos”; y aquello sirvió como una especia de incentivo anímico para darle fuerza a la Asociación.

Sin duda, la cercanía de ambas estaciones (la de tren y la de autobús) es decisiva para ‘la vida’ de este mítico barrio que, sin ellas, no dejaría de ser uno más de los que se ubican a las afueras de Albacete y, por tanto, con un dinamismo mucho menor al que tiene.

También es un ‘punto clave’ para el acceso al Parque Empresarial Campollano (en lo que al tráfico se refiere). “Al ser una calle tan concurrida por vehículos, nos encontramos con cuestiones ciertamente molestas como la alta velocidad que pueden alcanzar algunos de ellos… por eso pedimos medidas que contribuyan a aminorar la velocidad de los vehículos en esa zona”, señala Miguel Ángel, a lo que Andrés añade que “hay falta también de señalización vertical” así como que, por ejemplo, “en la calle Valdeganga (donde suelen aparcar, además, vehículos de grandes dimensiones incluso invadiendo la vía), se hace un ‘cuello de botella’ importante…”, cuestiones que ya han podido trasladar de viva voz tanto al alcalde de Albacete, , como a la concejala de Barrios, .

Aluden a otras cuestiones que no dejan de estar entre las prioridades a atender con la mayor premura que sea posible y recuerda que la anterior corporación municipal (que lideraba entonces ) “se comprometió a que la calle tendría continuación hasta Cronista Mateos y Sotos, pero ahora nos dicen que el proyecto estaba paralizado y que lo van a mirar y consultar porque es una forma interesante para descongestionar el tráfico en esa zona de la ciudad en la que es importante…”. Una cuestión, la del tráfico y los problemas en la circulación o la seguridad vial que les hace acordarse de las bandas reductoras de velocidad que encontramos frente al colegio San Antón: al ocupar un solo carril (de los dos que hay en la vía: uno para cada sentido), la inmensa mayoría de los coches que por allí transitan hacen el típico ‘zig-zag’ para esquivar esa ‘media banda’, originando cierto peligro que piden evitar, simplemente, haciendo que esas bandas abarquen ambos carriles para que sea imposible evitarlas.

Señalan, también la necesidad de “un nuevo colegio público en el sector 1”; actualmente existen dos (el José Serna y el San Antón) que, además, están muy cerca uno del otro, de modo que la parte más cercana al sector 1 queda bastante alejada de ellos. “Hemos solicitado que en esa zona (donde, además, hay terreno de sobra) se haga uno, y el alcalde nos aseguró que está previsto y que era uno de los que tenía previsto solicitar a la Junta…”, señala Amparo.

También se refieren a la necesidad de mejorar el alumbrado que existe en los parques del Quijote y San Antonio Abad (que, además, necesita aumentar los bancos en los que poder descansar) porque, actualmente, la escasez de iluminación cuando va cayendo la noche crea en los habitantes de la zona “cierta sensación de inseguridad”. No obstante, dejan claro que éste “no es un barrio conflictivo, sino más bien de tipo residencial: los comercios se concentran en un par de calles y, el resto, son viviendas”.

El único que existe en ‘territorio’ de este barrio es el Zona 6 y se ubica en la parte de la Avenida de la Estación, de modo que también queda bastante alejado de esa ‘nueva’ zona en expansión a la que, en un horizonte más o menos largo, debería plantearse dar algún tipo de respuesta en este sentido.

También preocupan entre los ciudadanos de este barrio los problemas que (como en otros puntos de la ciudad, pero en éste especialmente) acarrean la presencia abundante de palomas. Nuestros invitados nos cuentan al respecto que es algo sobre lo que también el Ayuntamiento está estudiando medidas a poner en marcha con el fin de intentar minimizar al máximo los efectos de la presencia tan numerosa de estas aves (que anidan en tejados y balcones y causan ciertos ‘problemas’ en bajantes y tuberías, por ejemplo).

Igualmente, apuntan la necesidad de “mejorar el servicio de autobús urbano (concretamente, la Línea E), haciendo que pase por el medio y no rodeando al sector 1 como actualmente, porque está ocasionando problemas sobre todo a niños y personas mayores que tienen más dificultoso el desplazamiento”, tal y como nos explica Miguel Ángel, que aprovecha este espacio para subrayar lo positivo que sería que se abran fuera del horario lectivo las infraestructuras en las que los chicos y chicas pueden practicar deporte.

Si lo desean, pueden visionar al completo esta cita de ‘Ciudadanía en marcha’ dedicada al barrio San Antón de Albacete, mediante el vídeo que acompaña a este adelanto por escrito de la misma.