Este primero de mayo, día internacional del trabajo. Es tiempo de reivindicar. Es tiempo de exigir que la recuperación económica llegue de manera más igual a todas las personas.

Es tiempo de exigir que la riqueza que genera nuestra sociedad se reparta de forma más justa entre toda la ciudadanía.

Es el momento de exigir que se incrementen los salarios, que se cree empleo de calidad, que se garanticen las pensiones de hoy y las de mañana, y que definitivamente se consiga la igualdad real entre hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida.

No podemos olvidar que para conseguir la igualdad de género es fundamental contar con servicios públicos de calidad, para todos y todas, tanto para la atención a la infancia como a la dependencia.

Sentencias tan injustas como la de la manada no hacen sino ahondar en la injusticia y en la discriminación. Es fundamental que hoy la condenemos y que las mujeres dejemos claro que ¡¡¡NO es NO!!!

37.000 desempleados y desempleadas en la provincia de Albacete son 37.000 buenas razones para volver a salir a la calle a exigir a los gobiernos y a las patronales que den un paso hacia delante. Que asuman el compromiso que les corresponde, que sean valientes y que creen más y mejores empleos para esta provincia que tan azotada se ha visto por la crisis y donde la recuperación económica está siendo más lenta que en el resto de las provincias de Castilla-la Mancha.

El 1 de mayo es un buen momento para hacer un llamamiento al , a los Ayuntamientos y al , para que cumplan con su obligación. Para que hagan mayores inversiones públicas y privadas en Albacete y para que con su implicación, su voluntad y su ayuda se asienten proyectos empresariales importantes en nuestra provincia.

Lo necesitamos cuanto antes. Porque es la hora del crecimiento económico. Pero no para unos pocos. Es necesario que llegue a toda la ciudadanía porque cuando hablamos de desigualdad no sólo nos referimos a la desigualdad entre hombres y mujeres. Tenemos que ser conscientes de que una buena parte de la población en nuestra comunidad autónoma y en nuestra provincia, sufre pobreza energética, pobreza infantil, falta de vivienda, y de los recursos básicos para subsistir dignamente.

Y esto no podemos seguir consintiéndolo. Necesitamos una sociedad más justa e igualitaria y eso sólo se consigue con la generación de empleo de calidad. Por lo tanto, esta tiene que ser la prioridad de todas las personas, en todos los ámbitos, políticos, empresarial y sindical.

El 1 de mayo de este año cobra una importancia especial, porque es especialmente reivindicativo. Pero 1 de mayo seguirá siendo todos los días mientras no consigamos un giro en la política económica del partido popular, mientras no consigamos derogar la reforma laboral, mientras no consigamos incrementos salariales y mejores empleos para todas las personas, mientras no consigamos la igualdad real y efectiva, y mientras no garanticemos las pensiones de nuestros padres, las nuestras y las de nuestros hijos e hijas. Un sistema público de pensiones sostenibles.

Nos estamos disputando el modelo de sociedad que queremos para nosotros y para nuestras familias. Un modelo de sociedad en la que los servicios públicos, la sanidad, la educación y los servicios sociales son la base de la cohesión social, como lo han sido siempre. Una sociedad en la que, los que gobiernan lo hacen para la mayoría social y no sólo para una minoría.

Y seguiremos reivindicando, seguiremos protestando, manifestándonos, negociando, denunciando hasta que los hombres y mujeres de nuestra tierra no consigamos esa sociedad que queremos para nosotros y para nuestros hijos e hijas.