España afronta unos días fundamentales para el devenir de nuestra historia más reciente. Tras la resaca de las elecciones generales, existe una gran expectación ante el nuevo panorama político que se abre en nuestro país, un panorama dibujado por unos resultados inciertos que no van a permitir que ninguna fuerza política forme gobierno en solitario y que se resolverá a lo largo de 2016. Por este motivo, resulta capital que tengamos nuevo Gobierno cuanto antes para evitar cierta incertidumbre e inseguridad política que podría perjudicar a la economía y a los autónomos.

Una vez más, durante la campaña electoral los trabajadores autónomos hemos sido uno de los principales focos de atención para la mayoría de los partidos políticos que, por medio de promesas electorales, han intentado captar el voto del colectivo autónomo.

Por este motivo, y porque la experiencia nos dice que la mayor parte de las promesas electorales se quedan en papel mojado, desde pedimos al próximo presidente del Gobierno, sea cual sea su color u orientación política, que no se olvide de los autónomos, puesto que somos el colectivo mas vulnerable.

De los 17.208.793 trabajadores que actualmente se encuentran afiliados a la Seguridad Social, 3.166.912 son autónomos, cifra que representa el 18,4%, es decir: prácticamente uno de cada cinco trabajadores en España es autónomo.

Este hecho no viene sino a constatar el importante peso específico que nuestro colectivo tiene dentro del entramado económico y empresarial. Pero, a pesar de esta importancia, no corren buenos tiempos para la lírica. Y para los autónomos tampoco.

OPA cumple 25 años, cinco lustros defendiendo a los autónomos y trabajando por los intereses del colectivo, un colectivo que es uno de los más castigados por la crisis económica y que en muchas ocasiones ha caído en el olvido de las administraciones y de los organismos oficiales que no han querido o no han sabido prestar todo el apoyo que merecíamos.

Durante todo este tiempo la situación de los autónomos en España ha mejorado notablemente. Y es que se han conseguidos importantes logros para el colectivo, reivindicaciones históricas que finalmente se han hecho realidad gracias al esfuerzo de todos y a la labor desarrollada por las principales organizaciones de autónomos, entre las que está OPA.

Dentro de los logros conseguidos para mejorar la situación de los autónomos se encuentran la eliminación del impuesto de actividades económicas (IAE); el acceso a la cobertura social por accidente de trabajo y enfermedades profesionales; la posibilidad de cobrar la prestación económica por incapacidad temporal a partir del cuarto día de baja en lugar del decimosexto; congelación del IRPF para los profesionales autónomos; la puesta en marcha del régimen especial del IVA con criterio de caja; la’ tarifa plana’ de 50 euros al mes por contingencias comunes para de que no exista límite de edad para capitalizar el 100% de la prestación por desempleo en un pago único; y la aprobación de la Ley de apoyo a los Emprendedores y su Internacionalización, por citar algunos de los más representativos.

Pero, a pesar de estos logros, unos más fructíferos que otros, aún queda mucho por hacer. El día a día del autónomo no es un camino de rosas y está expuesto a numerosos trabas. A los principales problemas que nos afectan, como son la falta de financiación, la morosidad pública y privada, la economía sumergida, la competencia desleal, y unas elevadas cargas tributarias, hay que sumar otras que están dificultando sobremanera nuestra labor. Los autónomos seguimos sin estar presentes en las mesas de diálogo social, algo incomprensible, pues la opinión de los trabajadores por cuenta propia debe ser tenida en cuenta en la toma de decisiones de gran calado.

Asimismo, es inadmisible como sigue sin estar operativo el , órgano creado el 7 de diciembre de 2010 y cuya composición fue resuelta en el año 2011, formando parte OPA como una de las organizaciones más representativas. El tiene una gran importancia puesto que posibilitará una comunicación directa y periódica con las administraciones para que todos los asuntos relacionados con el colectivo cuenten con la opinión y propuestas de los autónomos.

Desde OPA consideramos a su vez vital la creación de la figura del autónomo de responsabilidad limitada, de modo que sea posible responder a las posibles deudas únicamente con los bienes profesionales y no con todo nuestro patrimonio, como ocurre hasta ahora. Asimismo, es necesario que los autónomos puedan cotizar a tiempo parcial, que coticen en función de los ingresos percibidos y que los que tengan más de 42 años cotizados puedan jubilarse de manera anticipada, independientemente de su edad.

Queda mucho camino por recorrer para mejorar la situación de los autónomos. A buen seguro que el recorrido no estará exento de dificultades. Pero estoy seguro de que con la ayuda de todos los sectores implicados, los autónomos conseguiremos salir airosos de cualquier situación, por muy complicada que resulte. Y conseguiremos que España sea un país más próspero y fructífero. En definitiva, un país mejor.

*Camilo Abiétar Rubio, presidente de la de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA)