Para nosotros son nuestros padres, y para nuestros hijos son los padres de sus padres. La palabra abuelo, implica mucho más que una relación familiar, más que una definición de lo que lleva consigo el salto de dos generaciones, va mucho más allá y por eso es de ley que tengan un día en el que se reconozca su labor callada, sencilla y entrañable.

La figura de los abuelos es para nuestros hijos, al igual que para nosotros, una figura paternal, en la que refugiarse y en la que buscar y, sin duda, encontrar, respuestas, soluciones y consejos en momentos de la vida en los que parece que el rumbo se ha perdido, ellos son capaces de enderezar ese rumbo con unas pocas palabras.

Dicen que la experiencia es un grado, y ese grado se encuentra en su punto álgido en los abuelos y abuelas, que tienen su mochila de la vida llena de conocimiento y sabiduría, de saber encontrar la palabra adecuada en el momento perfecto y de conocer el consejo que necesitamos en cada segundo.

No puedo olvidar esa función de los abuelos de muleta de apoyo en la que los que somos padres descargamos el peso del día a día y que ayuda a la conciliación en estos tiempos en los que no es sencillo. Sabemos que, cuando nuestros hijos se quedan con ellos, están perfectamente cuidados y podemos continuar con nuestra actividad sin la preocupación que nos provocaría que estuviesen con otra persona.

Por todas estas razones es por lo que, desde el Ayuntamiento de Albacete, hemos decidido rendir un homenaje a esa figura entrañable, que tantos recuerdos nos evoca, esas figuras paternales, fuentes del saber a las que todos hemos acudido en algún momento y que, cuando faltan, tanto echamos de menos.

Finalizo esta breve reflexión deseando a todos los albaceteños que son abuelos que tengan un excelente día hoy porque es su celebración, y al resto, que sigan celebrando a diario el día de los abuelos, ya que lo merecen por estar siempre ahí y hacernos la vida un poco más fácil.

. Alcalde de Albacete.