Solo ante el peligro, la célebre película de , y que inmortalizó al gran en uno de los mejores papeles de su prolífera carrera, bien puede representar el estado de ánimo por el que pasan los autónomos durante alguna etapa de su vida profesional y personal.

Y es que si bien es cierto que algunas de las últimas medidas aprobadas por el Gobierno para mejorar la labor de los trabajadores por cuenta propia van encaminadas en la buena dirección, como la tarifa plana de cotización de 100 euros para los contratos indefinidos, no es menos cierto que muchos autónomos se sienten indefensos ante los problemas que les son endémicos como la economía sumergida, la morosidad pública, la falta de financiación y la competencia desleal.

Los autónomos esperamos con expectación a que el Gobierno anuncie definitivamente las medidas incluidas en la reforma fiscal, que comenzará a aplicarse en 2015, y que ya cuenta con un informe de sugerencias no vinculante elaborado por un grupo de expertos designado por el propio ejecutivo central.

A este respecto, desde la , (OPA), hemos solicitado que la reforma fiscal contemple una bajada de impuestos para los autónomos, pues a las principales lacras que tenemos que hacer frente hay que unir la elevada presión fiscal que debemos soportar y que nos está asfixiando poco a poco, a la vez que están acabando con un buen número de negocios y microempresas en nuestro país.

En este sentido, en OPA confiamos en que finalmente el Gobierno no haga caso a las recomendaciones del grupo de expertos para que el tipo de IVA reducido de algunos productos básicos suba del 10% al 21%, pues ello perjudicaría gravemente las ventas de los autónomos y desincentivaría el consumo. Y es que durante esta época de vacas flacas lo que necesitamos precisamente es que se reactive el consumo y que aumente la demanda interna para volver a crecer.

Tampoco podemos pasar por alto el aumento de las cotizaciones a la Seguridad Social que tienen que afrontar los autónomos, y que, en algunos casos, perjudican gravemente los intereses de los sectores más débiles y con menos ingresos. Por ello, en OPA consideramos, y a sí se lo hemos hecho saber al Gobierno, que las cotizaciones de los autónomos deberían adecuarse a los ingresos reales de cada profesional para que consigan adaptarse a la realidad.

Los autónomos no podemos llevar siempre sobre nuestras espaldas el peso de la economía. Tampoco tenemos la varita mágica para salir de la crisis. Por lo tanto, necesitamos incentivos y ayudas para poder continuar con nuestra actividad y generar empleo y riqueza. Entre todos conseguiremos voltear esta situación. Pero necesitamos que todos los sectores implicados estén convencidos de ello y que encontremos la buena senda.

Artíoculo de opinión de - Presidente nacional de la Federación de Organizaciones de Profesionales, Autónomos y Emprendedores (OPA).