Pocas instituciones han sido tan retratadas, pocas palabras tan comunes y a la vez tan cargadas de significado como la familia. La familia, unidad básica de la vida social, es mucho más que convivencia o parentesco. Es nuestro espacio de protección y de seguridad, nuestro mundo en la primera infancia, donde aprendemos a reír y también a llorar, el lugar donde se va conformando lo que seremos en la edad adulta. En suma, parafraseando a Schiller, no es la carne y la sangre lo que une a las familias, sino el corazón.

Hoy celebramos el Día Internacional de las Familias. Familias que ya la resolución de las Naciones Unidas de 1993, que designó el 15 de mayo para su celebración, reconocía los diferentes conceptos de familia que existen en nuestro mundo. Y, aún más, transcurridos más de 20 años desde esa Resolución, los avances sociales y de libertades que se han producido en diferentes ámbitos de nuestra sociedad y en ese país, han liberado este concepto de corsés y cánones preestablecidos.

Hoy podemos decir y reconocer que los nuevos modelos de familia enriquecen la concepción y la importancia de esa institución… como un caleidoscopio… que se hace más bello cuando conjuga y muestra todas las formas y colores de sus piezas.

Permitidme unas palabras más sobre la relevancia que la familia tiene para la realización plena de la persona, para la seguridad y la crianza saludable de los niños y niñas y para el acompañamiento en la última etapa de nuestra vida. Es nuestro primer signo de pertenencia, lo primero que nos define, más allá de nuestra piel y nuestro color de pelo. Y es a donde acudimos cuando nos sentimos vulnerables, en los momentos difíciles. La familia procura la salud de sus miembros, su educación, su bienestar, su incorporación en la comunidad y su colaboración activa.

Por eso es tan importante cuidar de las familias, porque cualquier tipo de apoyo que recibe cada una de ellas, tiene el poder de amplificarse y extenderse de manera individual y global a toda la sociedad, convirtiéndose así en motor de cambio hacia un mundo mejor, más saludable, más justo y más sostenible, que será el que hereden a su vez las familias del mañana.

Feliz Día Internacional de las Familias

Navarro
Consejera de Bienestar Social