“¡A la calle!, que ya es hora de pasearnos a cuerpo y mostrar que, pues vivimos, anunciamos algo nuevo”

G. , 1955

MANIFIESTO DEL CONCEJO ABIERTO DE ALBACETE

Cuando las calles y plazas, los espacios privilegiados donde siempre ha transcurrido la acción social, están siendo relegados por las redes sociales a un segundo plano, se hace más necesario que nunca resignificar esos lugares como ágoras de una nueva -y antigua- sociabilidad vecinal. Una de las consecuencias de la globalización y de internet ha sido la desaparición del “cara a cara” y de la territorialidad en las relaciones humanas por lo que nuestros paseos, alamedas, parques, jardines, plazas y otros espacios públicos y simbólicos parece que no tienen razón de ser. Arquitectos y urbanistas y políticos construyen y remodelan pueblos y ciudades privilegiando lo que se ha venido en llamar los “no lugares”, es decir espacios de tránsito impersonales similares en cualquier lugar del mundo en los que es imposible el callejeo. Y ello sin olvidar la subordinación del peatón al automóvil.

Siendo conscientes de este hecho y queriendo aportar algunas reflexiones y sugerencias para nuestra ciudad, ALBACETE, un pequeño grupo de personas venimos reuniéndonos periódicamente en casas y bares a modo de “semillas pensantes” para intentar que calles y plazas tengan su protagonismo social ahora y en el futuro. En esa citas surgió el nombre de “Albacete, Concejo Abierto”, con la idea de que las plazas fueran y actuaran como un eje vertebrador de la belleza (la estética, tan olvidada en las ciudades) y la bondad (la ética, desaparecida del vecindario). Decidimos, entonces, que había que contar este proyecto a más personas y que inspirará el camino que nos lleve a implicar en el futuro a toda una ciudad en las decisiones que más le afectan.

Nos interesa, sobre todo, qué podemos hacer para conseguir que esa participación estuviera dictada por algo que no se puede poner en entredicho, tal es el caso de la estética. Llevar la belleza a través de las artes (pintura, escultura, música, teatro y las demás bellas artes) a las plazas es tarea de todo el vecindario.

A los albaceteños y albaceteñas os vamos a pedir que nos congreguemos en nuestras plazas y calles alrededor de este, por ahora, solo sentimiento y busquemos a las personas para que habiten de forma más ética y estética los adoquines del ágora.