Ser positivo en estos tiempos no es fácil y a veces tengo la sensación de estar mal visto según el foro en el que te encuentres. Pero no sé si es la inquietud, la edad o el inconformismo lo que me lleva a actuar y pensar como lo quiero hacer en el futuro cuando ni este país ni esta región este sumida en la tesitura económico-social en la que se encuentra todavía.

No existen las formulas milagrosas ni generalizables a todas las economías nacionales y/o regionales. España debe encontrar su propia receta para salir de la crisis en la que esta inmersa, al igual que Castilla La Mancha. Para ello debemos ser conscientes de nuestra realidad y mirar al pasado. Castilla La Mancha, fiel reflejo del panorama nacional, es una región de autónomos y la recuperación de la crisis vendrá de la mano de éstos.

Los autónomos somos el ingrediente imprescindible de cualquier receta que sea capaz de devolvernos a la senda del crecimiento. Los autónomos y emprendedores suponen el 85% de los empleadores de nuestra región. Son base y cimientos de nuestra economía.

Sin ellos no habrá regeneración de ese tejido empresarial devastado por la caída de la demanda, la falta de crédito y el lastre de la morosidad, en un contexto de elevada presión fiscal. Sin ellos no evolucionaremos hacía un sistema productivo más innovador y capaz de competir en una economía globalizada como la actual. Y lo más importante, sin empleadores y autoempleados no habrá generación de empleo.

Y he ahí la recuperación de mi confianza en el sistema cuando escuche al Presidente del Gobierno en el Debate del Estado de la Nación anunciar una importante medida de estimulo a la contratación indefinida. Medida cuya letra suena, y mucho, a la organización de autónomos a la que represento por ser la impulsora de la misma. “Se nos escucha” pensé en ese momento y entonces de nuevo una inyección de optimismo y buen rollo inundó mi mente y mi cuerpo. No solo esta sino alguna otra que se ha recogido en el paquete de medidas para facilitar el acceso a la financiación que el viernes pasado en Consejo de Ministros se anunció, como deducciones fiscales a los particulares que financien proyectos de emprendimiento autónomo.

Espero pronto poder tener de nuevo este subidón de adrenalina, pero esta vez que las noticias no vengan de sino del Gobierno de mi región y que la medida/as apoyen no solo al que empieza o contrate nuevamente sino que estimulen, apoyen y consoliden al que nunca ha dejado de estar a pesar de la que está cayendo.

Camino hacia la confianza de que las reformas e iniciativas que quedan por tomar al vayan en la buena dirección, pues síntomas de recuperación van arrojando las cifras del INE, del ICEX, y del departamento de Estudios del cuyos informes han revisado al alza las previsiones de crecimiento de la región.

Pese a la dureza de la crisis y sus consecuencias que todavía sufrimos y sufriremos durante algunos años más, no hay que desistir. Castilla La Mancha necesita más reformas hasta que se sienten las bases de lo que queramos que sea nuestra economía, una vez salgamos de la crisis. Tenemos que pensar en la gente de hoy, pero también en la de mañana.

En este escenario el autónomo siempre debe ser eje, pues será el primero que con herramientas y sin piedras en el camino, empezará a crecer y a crear empleo y transformará la base de nuestra economía y nuestra sociedad para un futuro mejor.

Artículo de opinión de – Opo, Presidenta de ATA Castilla-La Mancha