La capacidad de liderazgo se demuestra en la diferencia entre interés y compromiso. Cuando uno está interesado en hacer algo, lo hace solo cuando le conviene, pero cuando está comprometido, simplemente, lo hace.

y el PSOE han demostrado la pasada semana este compromiso con España proponiendo un Gobierno de progreso y reformista en acuerdo y diálogo con otras fuerzas políticas que es la interpretación de la voluntad popular expresada en las urnas el pasado 20 de diciembre.

Ha prevalecido el compromiso socialista con el interés general y Pedro Sánchez aceptó el encargo del Rey para someterse a un debate de investidura, cuando a quien le correspondía asumir esta responsabilidad, el señor Rajoy la rehuyó por interés.

Los socialistas no hemos hecho ningún ejercicio de voluntarismo y hemos asumido la aritmética parlamentaria que nos obligar a sumar, a pactar, a dialogar y en virtud de este acuerdo, hemos suscrito un Programa de Gobierno con 200 medidas con un pacto social y político que necesariamente debía ser transversal.

Nuestro compromiso es con el cambio para frenar la desigualdad y los recortes sociales y de derechos, para atender a siete millones de españoles en situación de emergencia social, para devolver a los trabajadores sus derechos, para revitalizar la ley de dependencia, para frenar la desafección de los ciudadanos hacia sus instituciones desterrando la corrupción y para que la sanidad y la educación queden blindadas como derechos en nuestra Constitución.

Hemos oído la voz de los ciudadanos que quieren un cambio de modelo económico y energético, un compromiso con el cambio climático para reducir las emisiones de CO2 y prohibir el fracking, un proyecto que ponga fin a las tensiones territoriales con un modelo de convivencia que ayude a integrar y no a separar nuestra identidad nacional y territorial y un gran pacto nacional para la Educación, para la sanidad, para la cultura y contra la violencia de género.

Por compromiso con España y los españoles hemos propuesto un presupuesto extraordinario de 7.000 millones de euros para un ingreso mínimo vital para familias sin ingresos, un complemento salarial contra la pobreza, una ley de lucha contra la pobreza energética y medidas que acaben con los desahucios. A todo esto y mucho más el PP ha dicho no sosteniendo con contumacia por interés que la presidencia del Gobierno tenía que ser para el señor Rajoy cuando 8 de 10 españoles opinan que su tiempo político se ha terminado.

Y a todo esto PODEMOS, también, por interés electoral, ha dicho que no, a pesar de que el 50% de sus bases no están de acuerdo con la decisión de sus líderes.

Los españoles tienen claro que Podemos y PP son los responsables prácticamente exclusivos de que un pacto para un Gobierno del cambio no haya sido posible, un 80% se muestran críticos con su postura a la hora de impedir la formación de un nuevo Gobierno y el 50% de los votantes tanto de PP como de PODEMOS, eran contrarios a esta negativa.

Para Pedro Sánchez, el Gobierno del cambio ha dejado de ser una opción, es una realidad irrevocable tras las pasadas elecciones. Los socialistas durante la pasada campaña dijimos en calles, pueblos y plazas que los españoles urgían un cambio y que éste necesitaría de la necesaria concurrencia del PSOE y si no, no habría cambio.

No hay derrota socialista tras el debate de investidura, hay el triunfo de un pacto de 130 diputados en el que continuaremos trabajando para seguir sumando. Durante los dos meses que nos quedan por delante el PSOE va a mantener la misma actitud que asumió desde el encargo del Jefe del Estado: voluntad de consenso y diálogo con un compromiso irrevocable para un Gobierno del cambio a favor del interés general mediante un pacto transversal con otras fuerzas políticas.

Reiteramos nuestro compromiso con los retos y desafíos que nos plantea la sociedad española y en este nuevo período que se abre nosotros seguiremos negociando propuestas porque los españoles han podido ver que el sí ha sido un compromiso con el cambio y el no las excusas del interés.

Ramos - Secretario general PSOE-Albacete y diputado nacional